Si te sobra algún kilito y lo notas sobre todo en la redondez de tu cara, un buen corte de pelo puede ayudarte a estilizar tus facciones y a que te veas ópticamente más delgada. Deja que tu peluquero o estilista te aconseje. Algunos factores a tener en cuenta a la hora de elegir un corte de pelo son: la forma del rostro, la textura de nuestro cabello (liso o rizado), nuestra edad, nuestra estatura, etc.



Los siguientes consejos pueden servirte de orientación para encontrar el corte perfecto que te haga lucir más esbelta. El peinado, el maquillaje y un vestuario acorde harán el resto:

Opta por el cabello liso

Las líneas rectas suavizan las mejillas demasiado prominentes y las redondeces de la cara en general. Si tu pelo tiende a encresparse con facilidad y no logras mantenerlo lacio, puedes recurrir al uso de planchas de cerámica o usar productos de peluquería especiales para eliminar el frizz.

Mechones a diferentes alturas

El corte de pelo que más enmarca el óvalo facial es la media melena desfilada con mechones a diferentes alturas. En todo caso, si prefieres llevar el pelo corto, deja algunos mechones largos y asimétricos a uno o a ambos lados de tu cara, despeja la nuca y concentra el mayor volumen en la parte superior de la cabeza.

Ponte mechas

Unas mechas, de distintos grosores y que se concentren, sobre todo, en la parte central del rostro (flequillo y laterales) son una buena forma de atraer la atención hacia otra parte de nuestra fisonomía disimulando la papada o los cachetes voluminosos; procura, eso sí, elegir un color que armonice con el tono base de tu cabello y de tu piel.