El aceite de hipérico se obtiene de la maceración del hipérico (más conocido como “hierba de San Juan”). Esta planta tiene muchas propiedades terapéuticas, antiinflamatorias y cicatrizantes, motivos por los que su aceite es muy valorado en cosmética natural.


Podemos comprar aceite de hipérico ya formulado o bien prepararlo nosotras mismas en casa al macerar la hierba de San Juan en un aceite vegetal. El proceso es muy sencillo, eso sí hay que ser paciente y esperar entre 40 y 50 días para que termine su maceración y obtener así un aceite concentrado.

Necesitas:

Preparación:

En primer lugar tenemos que conseguir hipérico o hierba de San Juan. Suele estar a la venta en cualquier herbolario, pero si la recolectas tú misma debes limpiarla muy bien y someterla antes a un proceso de secado.

Rellena el frasco de cristal hasta la mitad más o menos con la hierba de San Juan y luego llénalo hasta arriba con el aceite de almendras (puedes usar también aceite de oliva aunque en nuestro caso hemos elegido el de almendras por ser adecuado para todo tipo de piel).

Cierra bien el bote y deja que macere 40-50 días en un lugar seco y apartado de la luz (por ejemplo una despensa). Pasado ese tiempo, filtra el aceite y envasa en una botella de vidrio opaco.

Como puedes comprobar, hacer macerado de hipérico en casa es lo más sencillo del mundo. Una vez que tengas tu aceite, puedes conservarlo hasta dos años si lo manipulas con cuidado, es decir, sin dejarlo mal cerrado o expuesto a una fuente de calor.

Este aceite es ideal para hacer masajes en la espalda cuando tenemos dolor lumbar o en las piernas hinchadas, ya que como te dijimos tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias.