Remedios naturales

¿Cómo hacer un masaje facial paso a paso?


masaje facial
El masaje facial como terapia de belleza es una práctica muy antigua que data del siglo III a.C. Según la medicina tradicional china, estimulando ciertos puntos energéticos del cuerpo y del rostro se liberan energías que permanecen dormidas en nuestro interior y hacen posible la auto-curación.


En la actualidad, muchos dermatólogos han redescubierto los beneficios del masaje facial para el cuidado de la piel. Si se realiza correctamente, el cutis luce más suave, luminoso y tonificado ya que el masaje reactiva la microcirculación.

Además de alisar y reafirmar, otra ventaja del masaje facial es que nos ayuda a relajarnos, reduciendo significativamente el estrés que afecta a la piel.

Al relajar los músculos faciales, las arrugas también se atenúan ya que estas se forman muchas veces debido a la tensión muscular que ejercemos de forma involuntaria sobre todo en la zona del entrecejo, alrededor de los ojos y de la boca.

Resumiendo los beneficios del masaje facial:

  • Estimula la formación de colágeno nuevo, mejorando la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Favorece la microcirculación sanguínea, la oxigenación celular y la llegada de nutrientes.
  • Reafirma los músculos de la cara.
  • Mejora el tono de la piel.
  • Reduce la inflamación.

Hacer un masaje facial paso a paso:

Para disfrutar de un masaje facial puedes acudir a un centro de estética, a un masajista profesional o bien realizarlo tú misma en casa siguiendo las indicaciones que te daremos. Basta con dedicarle cinco minutos al día para mejorar significativamente la apariencia de la piel y quitarte años de encima.

Lo primero que necesitas es tener a mano una crema o loción indicada para tu tipo de piel. Los aceites faciales también son muy recomendables para masajear el rostro ya que son ricos en antioxidantes y relajan la piel gracias a las virtudes de la aromaterapia. Los más utilizados en tratamientos faciales son el aceite de rosa mosqueta, el aceite de jojoba, el aceite de germen de trigo o el de semillas de uva.

Las zonas a tratar

El objetivo del masaje facial es encontrar los puntos de tensión en los músculos de la cara y aplicar presión sobre ellos. También se abarcan otras zonas como el contorno de los ojos o el cuello.

  1. La frente es una de las zonas que acumula más estrés. Debe masajearse desde el centro hacia los laterales sin apretar mucho.
  2. Otro punto clave a estimular se sitúa entre la nariz y los lacrimales.
  3. Presiona suavemente la zona del párpado inferior para reducir la inflamación producida por bolsas y ojeras.
  4. Por último, desliza los dedos desde el centro de la barbilla hasta las orejas para que la circulación fluya en este área.

Masaje facial con efecto lifting

Como te acabamos de mencionar, el masaje facial también sirve para atenuar las arrugas del rostro y las líneas de expresión. En este caso procederemos de la siguiente manera:

  1. Colocamos una gotita de aceite o de crema antiarrugas en la yema del dedo.
  2. Con los dedos índice y corazón de la otra mano, estiramos la zona de la piel donde se encuentra la arruga.
  3. Luego realizamos un suave masaje con movimientos circulares a lo largo de toda la arruga desde su nacimiento hasta el final. De esta forma estimulamos la microcirculación sanguínea en toda la zona permitiendo que los nutrientes de la loción antiedad elegida penetren bien en la piel.

Masajearemos cada arruga de forma individual siguiendo esta técnica. Después aplicaremos una mayor cantidad de crema o aceite en las yemas de los dedos de ambas manos y procederemos a masajear el rostro de forma más global.

  1. La frente debe masajearse siempre en movimientos ascendentes, desde las cejas hasta el nacimiento del cabello.
  2. Para masajear las mejillas, estiramos la piel desde el centro del rostro hasta las sienes. Para hacer de forma sencilla este movimiento, puedes entrelazar los dedos a la altura de la nariz y luego separarlos hasta llegar a los extremos de la cara.
  3. Masajea la piel de la barbilla deslizando los dedos hacia el cuello para que la piel de la papada se estire.
  4. Para las arrugas de alrededor de la boca coloca una mano en cada una de las mejillas y realiza masajes en la piel haciendo movimientos en zigzag.
  5. En la zona de los párpados debemos emplear un producto específico de contorno de ojos. El movimiento a realizar consiste en deslizar las yemas de los dedos desde el lagrimal al final de la ceja.

Si vas a salir a la calle después, no te olvides de aplicar un fotoprotector para evitar que los rayos ultravioleta dañen tu piel. Recuerda que muchas cremas antiedad contienen sustancias como el retinol que vuelve la epidermis más sensible a las exposiciones solares.


También te puede interesar

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.