Hidratar la piel es muy importante en cualquier época del año, pero especialmente en invierno ya que por mucho que nos abriguemos, el rostro siempre queda expuesto a las inclemencias climáticas, los cambios bruscos de temperatura y los ambientes enrarecidos como el humo del tabaco o la calefacción de casa y de la oficina.



El frío provoca una gran deshidratación cutánea y para que el cutis recupere su nivel óptimo de humedad, necesitamos cremas más untosas y con mayor proporción grasa.

A continuación, te ofrecemos una receta ideal para hidratar tu rostro en invierno. Recomendamos usar esta crema casera a diario para que la piel seca e irritada recupere su brillo y suavidad.

Necesitas:

Preparación:

  1. Coloca un recipiente al baño María con el emulsionante Olivem y los aceites vegetales hasta que este se derrita por completo.
  2. En otro recipiente prepara una infusión de llantén mayor o rosal silvestre. Deja reposar unos minutos, cuela la infusión y añade la alantoína.
  3. Cuando ambas mezclas alcancen la misma temperatura (unos 70 Cº), realiza la emulsión con una batidora a media potencia hasta conseguir una pasta de textura cremosa y homogénea.
  4. Para finalizar, y una vez que la mezcla esté tibia, añadimos la vitamina E cuyo poder antioxidante nos ayudará a regenerar la piel dañada por las agresiones ambientales.

Puedes aplicar esta crema casera por la mañana o por la noche aunque si la usas durante el día, recuerda que no tiene filtro solar por lo que necesitarás colocar un fotoprotector minutos antes de colocarla.