Cada vez más hombres están interesados en cuidar su piel de forma natural, utilizando para ello cremas y lociones libres de sustancias químicas y parabenos.

La hidratación es una parte fundamental dentro de las rutinas de cuidado facial, pero antes de preparar una crema casera es imprescindible tener en cuenta las diferencias que existen entre la piel del hombre y de la mujer.

Los hombres suelen tener la piel más grasa y propensa a irritarse debido al afeitado diario.

Necesitamos por tanto un producto con propiedades cosméticas hidratantes, antisépticas, sebo-reguladoras y cicatrizantes. La combinación de ingredientes que te detallamos a continuación es ideal para elaborar una crema casera que cubra las necesidades específicas de la piel del hombre.

Necesitas:

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes por separado.
  2. En un recipiente resistente al calor colocaremos los aceites de jojoba y de macerado de caléndula junto al emulsionante Lamecreme. Calentamos al baño María durante unos minutos hasta que el emulsionante se derrita.
  3. Calienta también un poco el agua para que las dos fases estén a la misma temperatura (unos 70 Cº).
  4. Mezcla la fase acuosa en la fase oleosa. Utiliza una batidora a potencia media durante unos minutos hasta que la crema obtenga consistencia.
  5. Una vez que baje la temperatura, añade a la crema el conservante Sharomix, el extracto de hamamelis y el aceite esencial de lavanda. Remueve un poco para que se integren.
  6. Antes de envasar tu crema, mide su pH con ayuda de unos papeles medidores. Los valores deberían estar entre 5 y 5.5 si son muy altos, añade un poco de ácido láctico gota a gota hasta que tu crema alcance el pH adecuado.

A tener en cuenta

Para la elaboración de esta crema casera hemos empleado un emulsionante (Lamecreme) a base de monoestearato de glicerol, comúnmente conocido como GMS y que se obtiene a partir de las grasas vegetales. Es ideal para hacer cosméticos para pieles grasas ya que está pensado para formulaciones con mayor proporción de agua que de aceites (en nuestra crema sólo empleamos 30 gramos de aceite y 50 gramos de agua destilada).

Además, hemos incluido en su composición principios activos de origen vegetal (aloe vera, extracto de hamamelis) con propiedades regeneradoras y calmantes, así como unas gotitas de aceite esencial de lavanda, conocido por su gran poder cicatrizante. Por esta razón, esta crema es ideal para usar como after shave después del afeitado. Eso sí, después de aplicarla debemos usar protector solar si vamos a salir de casa ya que no contiene nigún tipo de filtro solar. Su única función es la de nutrir y calmar la piel.