El aceite de macerado de lavanda no debe confundirse con el aceite esencial de lavanda ya que no se obtiene por destilación sino por la maceración de la planta en un aceite vegetal. Por este motivo, sus propiedades no son tan concentradas pero sigue teniendo muchas virtudes terapéuticas que te detallaremos a continuación.


¿Para qué sirve el aceite de macerado de lavanda?

  • Para hacer masajes relajantes.
  • Para favorecer la cicatrización de las heridas.
  • Para aliviar dolores reumáticos y musculares.
  • Para tratar algunas enfermedades de la piel como el eccema.

¿Cómo preparar un aceite de macerado de lavanda casero?

Necesitas:

  • Flores frescas o secas de lavanda
  • Un aceite vegetal (girasol, oliva, sésamo)
  • Un tarro de cristal opaco

Preparación:

  • Coloca las flores en el tarro de cristal y añade el aceite hasta cubrirlas por completo.
  • Cierra el tarro y guárdalo en tu despensa. Cada día tienes que agitarlo un poco y transcurridos 40 días ya lo podrás filtrar y reservarlo en un fraco de vidrio oscuro.