Las medidas de confinamiento se han flexibilizado y a día de hoy en nuestro país, muchas empresas y administraciones públicas han vuelto al trabajo presencial. Está claro que hay que tomar una serie de medidas para cuidar de nuestra salud y prevenir los contagios de COVID-19 en la oficina.


La oficina es uno de los lugares donde pasamos más tiempo a lo largo del día e interactuamos con otras personas, ya sean compañeros de trabajo o clientes. En su momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dieron a conocer algunas pautas de actuación sencillas para prevenir los contagios de COVID-19 en el entorno laboral. ¿Cuáles son estas medidas y qué normativa hay que cumplir?

¿Cömo se propaga el COVID-19?

Entender cómo se propaga el virus es fundamental para prevenir contagios en nuestro puesto de trabajo. Este se expande principalmente a través de las pequeñas gotículas exhaladas por nariz y boca de las personas infectadas y también por vía aérea (aerosoles). Además, el coronavirus puede resistir horas e incluso días sobre superficies como pomos o encimeras. El tiempo que sobrevive depende del material de la superficie. La duración varía. Algunas cepas de coronavirus viven solo unos minutos en papel y otras hasta cinco días.

Por eso, los trabajadores deben mantener una buena higiene de manos así como de todos los utensilios que utilicen en la oficina, llevar mascarillas quirúrgicas o con sistemas de filtrado y evitar los viajes a las zonas más afectadas por la pandemia.

Guía de buenas prácticas en los centros de trabajo (Ministerio de Sanidad)

El Ministerio de Sanidad ha puesto a disposición de empresas y empleados el documento “Buenas prácticas en los centros de trabajo”, donde se establecen una serie de pautas para garantizar la seguridad tras el retorno a las oficinas, mientras dure la pandemia del coronavirus.

Algunas medidas que se recogen en este documento son:

Vigilar la salud de los empleados.

La persona que muestre síntomas como fiebre, tos, dificultad respiratoria, dolor de garganta, no debe acudir a trabajar permaneciendo en su casa. También sería aconsejable establecer controles de temperatura al acceso al centro.

Planificación y distancia de seguridad

Se planificarán tareas, entradas y salidas del centro de trabajo para que los trabajadores puedan mantener la distancia de seguridad recomendada de dos metros. Hay que asegurarse de que la distancia interpersonal esté garantizada en las zonas comunes y, en cualquier caso, deben evitarse aglomeraciones de personal en estos puntos.

También se debe organizar la entrada al trabajo de forma escalonada para evitar aglomeraciones en el transporte público y en la entrada a los centros de trabajo.

Otras pautas a seguir:

  • Las empresas deben facilitar equipos de protección individual a sus empleados.
  • Cuando el espacio de trabajo no permita la distancia interpersonal en turnos ordinarios, se procurará escalonar los horarios de trabajo.
  • Las oficinas deben estar provistas de gel hidroalcohólico, jabón y pañuelos desechables.
  • Se evitará el uso compartido de equipos. Si hubiese que hacerlo, hay que desinfectarlos antes y después del uso y lavarse las manos.
  • Se acometerán tareas de higienización reforzada con productos autorizados por el Ministerio de Sanidad.
  • Por otra parte, se recomienda facilitar el teletrabajo y las reuniones por teléfono o videoconferencia, especialmente si el centro de trabajo no cuenta con espacios donde los trabajadores puedan respetar la distancia interpersonal.
  • Además, es aconsejable realizar un plan de contingencia, identificando el riesgo de exposición al virus de las diferentes actividades que se desarrollan en el centro de trabajo.

Medidas de higiene

Los empleados deberán guardar también unas medidas de higiene para prevenir los contagios de COVID-19 en la oficina. Algunas de estas recomendaciones las conocemos desde el inicio de la pandemia.

  • Evitar tocarse ojos, nariz y boca.
  • Lavarse las manos con frecuencia ya sea con agua y jabón durante 40 segundos o con gel hidroalcohólico, especialmente después de toser, estornudar o tocar superficies que pueden estar contaminadas.
  • La ventilación del local debe ser periódica y durar al menos 5 minutos. También se recomienda reforzar la limpieza de las superficies, de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización.

Documento de la Asociación Española de Oficinas sobre la vuelta al trabajo

Por su parte, la Asociación Española de Oficinas elabora otro documento si cabe aún más exigente que el del Ministerio de Sanidad, en el que se recalca que la única forma de garantizar la distancia de seguridad de dos metros en las empresas es que vuelvan a la oficina entre un 30% y un 50% de la plantilla. El resto de la plantilla debería seguir teletrabajando.

Otras recomendaciones de seguridad que establece la Asociación Española de Oficinas son:

  • Descontaminar el edificio antes de la llegada de los trabajadores.
  • Hacer test de PCR a trabajadores que hayan tenido síntomas o estado en contacto cercano con el virus.
  • Para el resto de la plantilla, se recomienda realizar pruebas de anticuerpos por extracción de sangre en el momento de la incorporación.
  • Uso de mascarillas en los accesos a los edificios y en el ascensor.
  • Salas de reuniones con aforo limitado al 50%
  • Cierre de restaurantes, comedores, auditorios y traer comida de casa.
  • Mantener la humedad relativa entre 40% y 60% para no favorecer los contagios.

¿Cuáles son las zonas de más riesgo?

La mejor forma de prevenir infecciones en nuestro centro laboral es conocer los objetos y las zonas donde más se acumulan los patógenos y proceder a un buen lavado de manos después de su uso.

Botones de ascensor

Casi todos los empleados utilizan el ascensor en su puesto de trabajo, pero no todos tienen las manos limpias cuando lo hacen. Un estudio de la Universidad de Toronto (Canadá) analizó las bacterias de los interruptores de tres hospitales de la ciudad, y los compararon con los que aparecieron en los baños. Los resultados indicaron que el 61% de las muestras de los botones del elevador mostraban crecimiento microbiológico, mientras que esto sólo ocurrió en el 43% de las muestras del inodoro.

Pomos y manijas de las puertas

Es el segundo lugar de la oficina en acumular mayor carga de virus, bacterias y otros microorganismos. Una buena opción para no agarrarlos directamente con la mano es utilizar un pañuelo de papel desechable.

Mesa de escritorio

Un estudio de la Universidad de Arizona (EE.UU.) revela que los escritorios de oficina tienen unas 400 bacterias más que los inodoros del mismo lugar. La razón es que pasamos muchas horas en ellos e incluso comemos algún que otro aperitivo. Aunque el servicio de limpieza se encargue cada día de limpiarlo, no suele ser suficiente para eliminar la acumulación de gérmenes. Por eso, se recomienda no comer en él o utilizar toallitas desinfectantes después de hacerlo.

Teclado y ratón de ordenador

Es la herramienta de trabajo principal en la oficina y es prácticamente imposible no entrar en contacto con las bacterias a no ser que utilicemos guantes (algo bastante incómodo para trabajar). Evita comer sobre él y pasa de vez en cuando una toallita desinfectante sobre las teclas (sobre todo si se trata de un equipo compartido).

Teléfonos e impresoras

Debemos evitar el uso de cascos o mirófonos compartidos. Para mantener los teléfonos e impresoras limpios, podemos utilizar toallitas desinfectantes y así reducir el riesgo de contagio.

Baños

Es uno de los sitios con más gérmenes, principalmente los relacionados con las heces, como Escherichia Coli (E.coli) o Clostridium difficile (C.Difficile).

Debemos lavarnos bien las manos cada vez que vayamos al aseo y, a ser posible, girar los pomos y manijas de las puertas utilizando un pañuelo de papel desechable.

Cafeteras y máquinas expendedoras

Un estudio de la revista Nature descubrió que la zona donde se depositan las cápsulas usadas podía albergar entre 35 y 67 géneros distintos de bacterias, algunas de ellas patógenas. Si se utiliza una jarra de café común, limpia bien el asa antes de cada uso. En el caso de las máquinas expendedoras de otras bebidas y alimentos lo mejor es lavarse bien las manos después de usarlas.

Cocina comunitaria

Los microondas, neveras y otros electrodomésticos de la oficina, también pueden acumular virus y bacterias. Nunca calientes los alimentos en el microondas sin tapar, en lugar de esto, coloca la tapa ligeramente abierta. Los pulsadores de los aparatos también pueden limpiarse después de cada uso con una solución desinfectante.