El spinning es un tipo de entrenamiento de tipo aeróbico muy completo. No sólo nos ayuda a adelgazar y a quemar calorías, además mejora la capacidad cardiopulmonar y tonifica los músculos de las piernas, los glúteos y el abdomen.


En este artículo te daré algunos consejos para aprovechar al máximo tus clases de spinning para ponerte en forma.

Monitorea la frecuencia cardíaca durante el entrenamiento.

El ciclismo indoor mejora la resistencia y el rendimiento cardiovascular, por eso es importante utilizar el pulsómetro para llevar un control del esfuerzo realizado y lograr así los objetivos que te propones en cada sesión.

Entrenar muy por debajo de los límites supone no conseguir una mejora importante de tus capacidades, pero sobrepasarlo podría poner en riesgo la salud.

La frecuencia cardíaca máxima es el valor más alto de esfuerzo que no debe ser sobrepasado. Una forma sencilla de calcularla es el método Astrand que consiste en restar a 220 nuestra edad.

El pulsómetro será de gran utilidad para ir adaptando el esfuerzo a las demandas del entrenamiento y comprobar si se han alcanzado los objetivos de la sesión.

Respeta el cronograma de las clases.

Los instructores diseñan sus clases de spinning en diferentes etapas simulando cuestas, descensos y terreno llano. Si te saltas la fase de escalada y sólo haces terreno llano o descensos, estarás limitando mucho la efectividad del entrenamiento. Sigue las clases al pie de la letra para obtener el mayor beneficio de cada una de tus sesiones.

Utiliza unas zapatillas profesionales.

Las bicicletas de spinning tienen unos pedales especiales para poder acoplar el pie. Por eso, las zapatillas que utilizan los ciclistas profesionales están diseñadas con una suela más dura que garantiza una transferencia efectiva de la fuerza durante el pedaleo.

Evita la incomodidad del sillín.

Un buen culotte con acolchado interno es un elemento indispensable para los ciclistas profesionales. En el caso del ciclismo indoor las sesiones son cortas y no suelen darse problemas, pero si sientes incomodidad puedes buscar también un short especial con protección para hacer spinning.

Hidrátate durante el entrenamiento.

Lleva un botellín con agua o, mejor aún, una bebida isotónica que te ayude a reponer los líquidos y minerales perdidos por la sudoración.

Entrena con intervalos de alta intensidad.

Trabaja en periodos de actividad muy intensa seguidos de otros periodos de baja actividad o reposo absoluto. Es una forma eficaz de aumentar el metabolismo y quemar más calorías gracias a las constantes bajadas y subidas del ritmo cardíaco.

Pon en práctica estos consejos desde el primer día en tus clases de spinning y ¡pronto notarás los resultados!