El running es un deporte muy exigente, de ahí que tras estos meses de confinamiento puede resultar complicado retomar la actividad. El entrenador de deportes de resistencia y ultra-resistencia Manuel Sansegundo Romero, explica que pueden darse situaciones diferentes:



Por un lado estarían los corredores que han tenido a su alcance todo el material necesario para continuar sus entrenamientos en casa (por ejemplo una cinta de correr). «En este caso la pérdida de forma se habrá minimizado, pues esas personas han seguido entrenando con patrones musculares y metabólicos similares que los que realizaban al entrenar al aire libre» – argumenta el experto.

Otro caso diferente sería el de corredores que han seguido realizando durante el confinamiento algún tipo de actividad cardiovascular, pero en una modalidad diferente a la del running (por ejemplo bicicleta estática). En estos casos es necesario tener ciertas precauciones porque aunque se ha seguido trabajando a nivel metabólico, el patrón biomecánico ha cambiado. Lo fundamental es escuchar al propio cuerpo y hacer esa transición de forma gradual para no sobrecargar los músculos y articulaciones.

Por último, estaría el caso de las personas que no han entrenado nada durante el confinamiento. Es una situación que requiere una mayor paciencia y control. La vuelta a la normalidad dependerá mucho del tipo de corredor del que estemos hablando. Personas que corrían 6-7 días a la semana pueden comenzar con 2-3 días de forma suave y combinar el running con otras actividades de bajo impacto.

El experto recuerda que es el momento de hacer cosas «con cabeza y sin prisa», pues cuanto mejor se haga ahora, antes se volverá a la normalidad. También insiste en que sigamos las recomendaciones y normas de las autoridades sanitarias. «Debemos de seguir siendo pacientes y tener claro que salir a la calle no significa que todo haya vuelto a ser como antes». «Conciencia y responsabilidad individual, serán la clave en estos momentos», concluye.

Otros consejos para volver a practicar running

Si durante el confinamiento has cesado total o parcialmente la práctica de actividad física, sigue atentamente las siguientes recomendaciones.

  • Cautela: debe hacerse una vuelta gradual y siempre teniendo en cuenta criterios como la edad o el estado de salud.
  • Comienza con ejercicio suave: a medida que pasen los días podrás incrementar de forma progresiva la intensidad, duración y frecuencia del ejercicio.
  • Calienta (5-10 minutos) al inicio de cada sesión y termina siempre con estiramientos.
  • La alimentación y el descanso son fundamentales para la recuperación después del entrenamiento.
  • Si hay factores de riesgo (enfermedad cardiovascular, lesiones, etc.) es recomendable consultar a un profesional médico antes de retomar la actividad.
  • Respeta en todo momento las indicaciones de las autoridades sanitarias sobre las medidas necesarias para practicar de forma segura ejercicio al aire libre: distancia de seguridad, higiene de manos, no tocarse la cara, etc.
  • Si notas sensación de ahogo, dolor en el pecho, mareo, palpitaciones, dolor muscular o articular… es necesario interrumpir inmediatamente la práctica de ejercicio y hacerse una revisión médica lo antes posible.