Remedios naturales

Cremas o aceites corporales ¿qué elegir?


cremas o aceites corporales

No es la primera vez que os hablamos en el blog de la importancia de la hidratación diaria para que nuestra piel se mantenga sana. En especial ahora que con el cambio de tiempo podemos experimentar más sequedad de la habitual, nos preguntamos ¿qué producto elegir para hidratar la piel? ¿son mejores las cremas o los aceites corporales?

Muchas veces hacemos nuestra elección en función de lo que nos resulta más práctico o nos gusta más. Sin embargo es importante entender que las cremas y los aceites son muy diferentes en su composición. Mientras que las cremas tienen aceites pero también una parte de agua, los aceites son separados de su parte acuosa en la fase de destilación.

Está claro que el agua es un elemento indispensable para la salud de la piel y por eso podríamos pensar en un primer momento que las cremas son la mejor opción para mantenerla hidratada y bonita. Sin embargo los aceites corporales también tienen sus ventajas, y la principal de ellas es que se absorben de manera inmediata a través de los poros, sobre todo si son de origen vegetal.

Veamos un resumen de las ventajas de cada uno de estos productos cosméticos.

Beneficios de las cremas para hidratar la piel

Las cremas hidratantes crean una película protectora sobre la piel, protegiéndola sobre aquellos factores externos que pueden hacer que pierda su humectación natural, como pueden ser los rayos ultravioleta o la contaminación ambiental.

Son perfectas para las pieles muy secas y con tendencia a sufrir descamación. Si eres constante en su aplicación, tu piel se mantendrá suave y flexible por mucho tiempo.

El colágeno o la glicerina son dos compuestos habituales en las cremas hidratantes, además de la vitamina C o del ácido hialurónico, nutrientes que tienen como misión conservar la elasticidad de la piel.

Beneficios de los aceites corporales

Su ventaja principal frente a las cremas es que son absorbidos rápidamente a través de los poros. De esta forma continúan hidratando y regenerando los tejidos desde las capas más profundas de la epidermis.

La mayoría de los aceites corporales son perfectos para hacer masajes ya que poseen aromas que nos ayudan a relajarnos y a combatir el estrés.

En el caso de los aceites vegetales o de los aceites esenciales, no sólo sirven para humectar la piel sino que también nos brindan multitud de beneficios terapéuticos: son antisépticos, cicatrizantes, regeneradores, relajantes, etc.

Es mejor aplicarlos cuando la piel está un poco húmeda o tras la ducha diaria ya que en este momento los poros de la piel estarán más abiertos y la absorción del producto es mucho mayor.

Recuerda que tanto si te decides por las cremas como si prefieres los aceites, es muy importante revisar la formulación de los productos cosméticos que usamos en nuestra piel, comprobando así que no tengan parabenos o sustancias derivadas del petróleo. En el caso de pieles sensibles o que necesiten cuidados concretos, lo mejor es consultar nuestro caso con un especialista dermatólogo.


También te puede interesar

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.