Los aceites esenciales tienen propiedades terapéuticas beneficiosas para la salud en cualquier época del año, pero algunos de ellos son especialmente recomendables durante los meses de otoño ya que gracias a su poder bactericida, previenen infecciones y refuerzan las defensas del sistema inmunológico.


Karen Miller directora de la firma norteamericana BCL SPA comenta que: “Los aceites esenciales deben aplicarse sobre todo en sienes, muñecas o parte superior del cuello, donde son más efectivos y también en zonas que no toqueteemos mucho, por lo que es fácil que rápidamente hagan su función. Los de lavanda y cedro, por ejemplo, te ayudarán a sentirte más relajada, tranquila, sin tensiones. El de menta y wintergreen, estimularán tu bienestar mental, así como el de limón que aliviará posibles dolores de cabeza. Uno de los más demandados en estas fechas es el aceite esencial de naranja y el de clavo, que ayudan a aumentar la inmunidad del organismo y lo refuerzan, haciendo que el metabolismo pueda funcionar de forma más eficiente”.

Estos serían algunos de los aceites esenciales más utilizados en los meses de otoño, pero existen otros aceites muy beneficiosos para esta época del año como el aceite esencial de jazmín que ayuda a conciliar el sueño, el aceite esencial de tomillo y el aceite esencial de albahaca que despejan la mente o el aceite esencial de árbol de Té que tiene propiedades antisépticas y bactericidas.