Todas sabemos que las proteínas son muy importantes en la dieta de una persona deportista, en especial para quienes siguen una rutina de musculación. Ahora bien, no todas las fuentes de proteínas son saludables ni tienen la misma calidad. Para ejemplificalo, escogemos una de las hamburguesas más populares y más vendidas en una conocida cadena de restaurantes lowcost: la Big Mac.


Por mucho ejercicio que hagamos, resulta muy difícil quemar las calorías que nos aporta una de estas famosas hamburguesas (alrededor de 540 kcal.). Esto equivaldría a:

  • 90 minutos de caminata a un ritmo de 12 minutos/ km.
  • 130 minutos de yoga.
  • 75 minutos jugando al tenis.
  • 129 minutos limpiando la casa.
  • 60 minutos de running (carrera).

Por lo tanto, si un día te apetece comer una Big Mac debes tener en cuenta que se trata de un alimento de consumo ocasional, o dicho en otras palabras, de un «capricho puntual». No bases tu alimentación en la comida chatarra pues esto siempre implica a la larga un coste para la salud.