caminar



Pensamos que caminar consiste solamente en echar un pie delante del otro, pero aunque todos tengamos más o menos asumida la mecánica del ejercicio, muchas veces no nos fijamos en aspectos tan importantes como cuidar nuestra postura al caminar o respirar de forma adecuada.

Los pies soportan el peso de todo el cuerpo y una marcha inadecuada podría acarrear problemas de arco, de empeine, callos, juanetes o dolor lumbar.

Sigue estos sencillos consejos para cuidar tu postura al caminar y mejorar así tu calidad de vida.

Realiza círculos con los tobillos al despertar

Este sencillo gesto puede prevenir el 50% de las torceduras.

Elige calzado con soporte en el talón

También puedes recurrir a las plantillas diseñadas para este fin. Notarás cómo se reducen las molestias lumbares.

Mantén la columna bien alineada

¿Sabías que si caminas encorvada se reduce tu capacidad cardiopulmonar? Camina con la mirada al frente, la espalda recta y los hombros ligeramente hacia atrás. Al mantenerte erguida mejoras la oxigenación celular.

Mete el vientre ligeramente hacia dentro

Al hacerlo le restas peso a la región lumbar reduciendo el cansancio en la parte baja de la espalda.

Procura que el talón toque primero al caminar

Si tienes por costumbre caminar de puntillas podrías sufrir un problema de juanetes con el tiempo. Pisar con el talón además, proporciona estabilidad y reduce el riesgo de sufrir torceduras.

Mantén los brazos en movimiento

Lleva un ritmo entre el brazo derecho y el pie izquierdo. Lo mismo del otro lado.