Dieta ayurvédica

La dieta ayurvédica tiene como objetivo alcanzar el equilibrio entre cuerpo y mente mediante una alimentación saludable, basada en el consumo de alimentos frescos y de calidad obtenidos de la Naturaleza.




Además analiza factores como la digestibilidad de los alimentos o el método de cocción. A diferencia de otro tipo de dietas, la dieta ayurvédica no tiene como prioridad adelgazar sino gozar de un cuerpo sano, purificándolo desde el interior.

Gracias a la dieta ayurvédica podemos bajar de peso, cuidar nuestra salud y reactivar el metabolismo.

Aprendamos un poco más sobre los pilares de esta dieta.

Los seis sabores de la Naturaleza

La dieta ayurvédica precisa que la persona que la practica ingiera alimentos de todo tipo, de forma que el organismo obtenga todos los elementos esenciales.

La recomendación principal de esta dieta es que durante la ingesta se incluyan alimentos que completen los seis sabores que existen: dulce, amargo, picante, salado, astringente y ácido. Debe tenerse en cuenta que no todos los alimentos pueden combinarse.

Metabolismo activo

La persona que realiza esta dieta debe comer cuando el cuerpo lo demande y en cantidades que el cuerpo establezca. De esta manera, el estómago se activa en el momento en que siente hambre y se ingerirán alimentos en ese momento, liberando energía y purificando las células.

Los tres Doshas

La medicina ayurvédica establece que nuestro cuerpo existe de acuerdo a las llamadas “Doshas”, tres energías biológicas que mantienen nuestro organismo: cuerpo y mente:

  • Kapha Dosha: son las células de nuestro organismo
  • Vata Dosha: es el aire que entra a través de la respiración y de la metabolización de los alimentos que ingerimos, creando células vivas y sanas.
  • Pitta Dosha: son los jugos gástricos, los ácidos que forman parte del proceso digestivo de los alimentos produciendo energía.

Estos tres Doshas se identifican con el fuego, el agua, la tierra y el aire, propios de la medicina tradicional.

Para cada época o edad del ser humano existe un Dosha que lo rige. Durante la infancia, el Kapha Dosha impera en nuestro cuerpo. Empieza la formación del individuo y la alimentación se realiza a través de la leche materna, que contiene todos los elementos necesarios y cuando se desarrolle más, se valdrá de alimentos que equilibren su formación.

Durante la edad adulta, el Pitta Dosha domina esta época desarrollando nuestra más profunda personalidad; y durante la tercera edad, el Vata Dosha equilibra los últimos años de vida.

La enfermedad es símbolo de que algo anda mal con los Doshas, es decir, puede ser que haya habido un desequilibrio y por un lado, falte alguna parte de algún Dosha o sobre de otro.

La constitución humana

En función de la proporción de Doshas en el cuerpo humano, puede considerarse que las personas están más influidas por un Dosha u otro. De esta forma se componen las diferentes constituciones humanas:

  • Constitución Vata: La dieta exige que coman pocas cantidades varias veces al día. Son personas de hombros estrechos y activas.
  • Constitución Pitta: Las personas que están influidas por esta constitución deben ingerir grandes cantidades, unas tres veces al día. Son personas de estatura media, ambiciosas y de hombros anchos.
  • Constitución Kapha: Personas de constitución ancha, personas lentas pero muy afables. Deben alimentarse de forma moderada durante tres veces al día.