Una investigación realizada por miembros del Laboratorio de Fisiopatología Vascular de IRCCS Neuromed en Pozzilli (Italia) en colaboración con la Universidad de Sapienza, la Universidad de Salerno y la Universidad Federico II de Nápoles, ha llegado a la conclusión de que el péptido SP6 presente en el alga espirulina ayuda a mejorar la función endotelial, lo que se traduce en un efecto antihipertensivo.



El estudio, que por el momento ha sido realizado solamente en animales, demostró la acción vasodilatadora del péptido SP6. «Sabemos -dice Carmine Vecchione, profesora de la Universidad de Salerno y directora del Laboratorio de Fisiopatología Vascular del Instituto Neuromed- que los pacientes hipertensos suelen tener un defecto en los procesos naturales que, por la acción del óxido nítrico, regulan el endotelio (la pared interna) de los vasos sanguíneos. El péptido que aislamos en el extracto de espirulina actúa positivamente sobre este mecanismo».

Por supuesto, se necesitarán más investigaciones, pero Vecchione cree «que SP6 podría ser un adyuvante natural a las terapias farmacológicas comunes para mejorar la función endotelial y, en consecuencia, combatir la hipertensión».