El ácido kójico es muy conocido en la cosmética japonesa donde se utiliza para tratar problemas relacionados con la pigmentación irregular de la piel, ya que actúa inhibiendo la tirosinasa, una enzima involucrada en la formación de la melanina.


Otra ventaja del ácido kójico es que se puede utilizar durante el día ya que no vuelve la piel fotosensible y por lo tanto no hay riesgo de que aparezcan nuevas manchas.

Para hacer esta crema despigmentante casera, necesitas:

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes por separado.
  2. En un recipiente al baño María, coloca el alcohol cetearílico con el aceite de germen de trigo hasta alcanzar los 70ºC y que el emulsionante se derrita.
  3. En otro recipiente al baño María colocamos los ingredientes de la fase acuosa: el agua destilada, el Propilenglicol y parte del Polisorbato 20 (reservaremos la mitad para mezclar después con el polvo de ácido kójico). Calienta también hasta alcanzar los 70ºC y procede a mezclar poco con la fase oleosa, removiendo sin pausa hasta que la emulsión se enfríe (puedes acelerar el proceso colocando el recipiente dentro de un bol con agua fría).
  4. En un vaso o recipiente estéril, coloca el polvo de ácido kójico y la otra mitad de Polisorbato 20 que has reservado. Remueve bien la mezcla hasta conseguir una pasta homogénea.
  5. A continuación mezclaremos poco a poco la crema que hemos preparado en los pasos anteriores con esta pasta. Remueve durante unos minutos para que se integre bien.
  6. Por último, añadimos el conservante y unas gotitas de aroma de rosas concentrado para darle al producto un olor agradable.

Puedes utilizar esta crema por la noche o durante el día, aunque si vas a salir a la calle deberás aplicar fotoprotector unos minutos antes para proteger tu cutis de la exposición solar.