La cirugía maxilofacial es una especialidad médico-quirúrgica dedicada al diagnóstico y tratamiento de alteraciones esqueléticas que afectan a la cavidad oral y a las estructuras cervicales implicadas.

Esta cirugía corrige problemas que afectan a la posición de la mandíbula como la asimetría facial. Son complicaciones que tienen una repercusión sobre la autoestima del paciente y su calidad de vida ya que dificultan tareas cotidianas como masticar o hablar correctamente.

Una asimetría facial suele ir acompañada de una maloclusión. Por eso es importante trabajar de forma multidisciplinar: el cirujano sabrá actuar sobre los tejidos blandos y duros y el ortodoncista colocará los dientes en la posición correcta.

¿Qué casos pueden ser tratados con cirugía maxilofacial?

  • Maxilar superior retraído
  • Maxilar inferior retraído o sobresaliente
  • Mordida cruzada
  • Mordida abierta
  • Hipoplasia del tercio medio de la cara.
  • Extracción de quistes orales.
  • Reconstrucciones después de traumatismos o de un cáncer oral.

¿Cómo es el procedimiento paso a paso?

La cirugía maxilofacial se puede practicar en el maxilar superior, en el inferior o en ambos.

El equipo de cirujanos y ortodoncistas trabajarán de forma multidisciplinar en un protocolo que se divide en cuatro fases:

  1. Planificación: en esta fase se diagnostican las alteraciones estéticas y funcionales que presenta la boca del paciente. Son imprescindibles pruebas como radiografías, estudio de tejidos blandos y un estudio tridimensional.
  2. Ortodoncia: suele ser necesaria en la mayoría de los casos para rectificar la mordida. Esta fase puede durar 18 meses.
  3. Cirugía: el cirujano realiza la intervención quirúrgica (oseotomía) bajo anestesia general. Durante el proceso cortará el hueso maxilar a la altura planificada y moverá la mandíbula hacia la posición indicada. Es posible que utilice placas o tornillos para fijar los huesos en el lugar correcto. Todo el procedimiento se practica en el interior de la cavidad bucal por lo que no deja cicatrices.
  4. Postoperatorio: durará entre 6 semanas y 6 meses. Es imprescindible seguir las indicaciones del cirujano para lograr una buena recuperación. Durante los primeros días la alimentación deberá ser totalmente líquida. Una vez transcurridas 3-6 semanas es posible llevar una dieta blanda e ir introduciendo alimentos como huevos revueltos, pastas, pescado o pan de molde.

¿Dónde encontrar una clínica con experiencia?

BeOne Mastering Face es una clínica maxilofacial en Madrid que cuenta con una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de todos aquellos problemas que afectan a la cavidad oral y a la estética facial.

Utilizan las técnicas más avanzadas en cirugía ortognática y ofrecen resultados increíbles. Un buen ejemplo es este caso real de asimetría facial con prognatismo mandibular. El paciente sufría un grave caso de maloclusión que fue corregido exitosamente gracias a la colaboración de un equipo experto de ortodoncistas y cirujanos.

Si te sientes identificada y padeces algún tipo de maloclusión o asimetría facial que responda a este tipo de tratamiento, puedes ponerte en contacto con el equipo de BeOne Mastering Face para obtener un diagnóstico personalizado.

Es hora de dejar atrás tus problemas de autoestima y mejorar tu calidad de vida gracias a la cirugía maxilofacial.