La equinácea es una planta nativa de las praderas de Norteamérica que se ha utilizado durante siglos para combatir todo tipo de infecciones: de la piel, de las vías respiratorias y del tracto urinario. Pertenece a la familia de las asteráceas al igual que las margaritas, los girasoles o el diente de león.


Su nombre botánico viene del griego “echinos” que significa erizo de mar, por la inflorescencia abultada y espinosa que se encuentra en el centro de sus flores. Estas brotan entre los meses de junio y octubre y suelen ser de color púrpura o violeta.

Existen 23 variedades de equinácea, pero las más comunes son: Echinacea purpureaEchinacea angustifolia Echinacea pallida.

La equinácea como planta medicinal.

Los nativos americanos fueron los primeros en utilizar la equinácea con fines medicinales para tratar una gran variedad de síntomas como el dolor de garganta, las infecciones de las encías o las mordeduras de serpiente.

Los colonizadores europeos aprovecharon también sus virtudes terapéuticas y una de las primeras descripciones de la planta y sus propiedades aparece en el Catalogue of Plants, Fruit and Trees Native of Virginia de John Clayton (1737).

En 1852 se menciona en el Eccletic Dispensatory of the United States señalando su utilidad en el tratamiento de la sífilis.

Pero fue el Dr. Gerhard Madaus quien la introdujo en Europa hacia 1930 cuando llevó las primeras semillas de Echinacea purpurea a Alemania iniciando su cultivo y comercialización en el continente.

Actualmente la equinácea está aprobada para la prevención y tratamiento de:

  • Resfriados comunes
  • Infecciones urinarias
  • Estomatitis
  • Bronquitis
  • Faringitis
  • Lesiones cutáneas

Es una planta muy conocida y valorada en fitoterapia, aunque debemos utilizarla como un coadyuvante natural sin la intención de sustituir los tratamientos farmacológicos recetados por el médico en caso de enfermedad.

Composición química

Los principios activos de la planta se encuentran tanto en las hojas como en las flores.

Los principales son:

  • 1,5% – 1,3% de aceite esencial
  • 2% de resina
  • Fitoesteroles
  • Inulina
  • Polisacáridos
  • Glicoproteínas
  • Ácidos fenólicos
  • Cetonas
  • Flavonoides (rutina, quercetina, kenferol)

Algunos de estos compuestos como los polisacáridos y las alquilamidas que se encuentran en la raíz estimulan el sistema inmunológico, mientras que los flavonoides tienen un efecto antiinflamatorio.

Una gran aliada para combatir las infecciones.

La mayoría de los estudios que tenemos hasta la fecha destacan las propiedades antivirales e inmunoestimulantes de la equinácea.

Una investigación realizada por la Universidad de Connecticut y publicada en la prestigiosa revista Lancet afirma que su extracto puede reducir en un 58% las posibilidades de contraer un resfriado común.

Otro estudio publicado en Virus Research reveló que la equinácea ayuda a combatir infecciones virales y bacterianas persistentes.

Esto se debe a que las glicoproteínas presentes en su composición actúan sobre el sistema inmunológico estimulando la producción de citoquinas y aumentando los niveles de interferón, lo que mejora la resistencia del cuerpo frente a infecciones y refuerza la inmunidad.

Además, la equinácea reduce la inflamación bloqueando la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos.

También posee propiedades cicatrizantes y antifúngicas por lo que podemos usarla de forma tópica para favorecer la curación de llagas o heridas.

¿Cómo tomar equinácea?

Existen diferentes preparados comerciales de la planta como infusiones, cápsulas, comprimidos, tinturas y jarabes.

En función del producto elegido la concentración de principios activos puede variar, así que es imprescindible seguir las indicaciones del fabricante para no excedernos con la dosis.

Equinácea Vegavero®

Equinácea Vegavero®

18,91€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)
Equinacea. Gripes y Catarros - 25 Bolsitas

Equinacea. Gripes y Catarros - 25 Bolsitas

8,31€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)
A.Vogel Echinaforce® Hot Drink

A.Vogel Echinaforce® Hot Drink

9,54€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

Precauciones y efectos secundarios

La equinácea se considera una planta segura y bien tolerada. Sin embargo, una investigación realizada por científicos australianos señala que puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas. La alergia a la equinácea se manifiesta con síntomas diversos como irritación de garganta o erupciones en la piel.

No hay estudios sobre sus efectos durante el embarazo, por lo que se recomienda suspender el tratamiento durante la gestación y lactancia.

También está contraindicada en niños menores de 12 años y en pacientes con enfermedades inmunitarias como la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple.

Debido a la presencia de alcaloides pirrolizidínicos en su composición puede provocar hepatotoxicidad si se consume durante periodos prolongados, de modo que recomendamos no superar las 8 semanas de tratamiento.

Por último, hay que tener en cuenta que la equinácea puede interactuar con otros fármacos como anticoagulantes o inmunosupresores. Consulta a tu médico si puedes tomarla en caso de dudas.