Uno de los cambios que trajo consigo la «nueva normalidad» para las personas deportistas es el uso de mascarilla o cubrebocas mientras practican actividad física.



El uso de mascarilla nos protege del coronavirus y de otros virus y bacterias que se encuentran en el ambiente. La mascarilla, por sí sola, no es perjudicial para la salud (aunque al principio podemos notar dificultad respiratoria y menor rendimiento).

¿En qué casos puede ser un inconveniente el uso de mascarilla mientras practicamos deporte?

A pesar de que, como acabamos de mencionar, es seguro el uso de la mascarilla durante el deporte, está desaconsejado para personas que sufren patologías previas ya que aumentaría el riesgo de sufrir un neumotórax.

Los pulmones se expanden y se contraen al respirar. Esto sucede porque entre las costillas y los pulmones existe una presión negativa. El neumotórax se produce cuando un elemento externo perturba dicha presión. Lo que ocurre en ese momento es que la presión negativa ya no existe y el pulmón colapsa. Para que esto ocurra deben existir varios factores. Esta situación no se puede dar solamente por el uso de una mascarilla.

Salvo en estos casos excepcionales, el uso de la mascarilla para entrenar es seguro aunque puede resultar incómodo y producir sensación de ahogo. Pero es necesario llevarla, especialmente en el gimnasio, en clases colectivas o en parques muy concurridos. La clave está en elegir la mascarilla correcta.

¿Qué tipo de mascarilla deportiva elegir?

La mascarilla que llevaremos no sólo debe servir para proteger y protegernos del virus, también debe ser compatible con la práctica de ejercicio. Debe ser flexible pero semi-rígida para que quede bien sujeta y no entre en la boca.

En resumen, las características que buscamos en una mascarilla deportiva son: transpirabilidad y respirabiidad. Las mascarillas quirúrgicas nos permiten respirar fácilmente, sin embargo se humedecen rápidamente por la condensación del propio aliento y la humedad ambiental, sobre todo cuando practicamos deportes al aire libre. Además, si respiramos con la boca abierta pueden introducirse en ella y esto resulta algo molesto.

Las mascarillas idóneas para la actividad deportiva, facilitan el flujo del aire pero no permiten el ingreso de la humedad y del sudor. También es recomendable que estén fabricadas en materiales hipoalergénicos para evitar problemas del maskné. Algunos modelos incluso llevan tratamiento con PROTX2, una tecnología basada en zinc para inhibir el crecimiento de bacterias.

Estos son algunos de nuestros modelos favoritos de mascarilla deportiva:

Mascarilla deportiva SportsMask de Under Armour

Comenzaron a fabricarse el 31 de marzo cuando la empresa se dedicaba a hacer mascarillas para equipos EPI. Lleva tres capas: una externa que facilita la ventilación y aporta protección solar UPF 50, una intermedia que deja circular el aire pero impide el paso del sudor y una interna fabricada con UA ISO-CHILL, tecnología que proporciona frescor en la piel, y tratada con PROTX2 antimicrobiana no metálica, que inhibe las bacterias.

Mascarilla deportiva IDAWENMASK 2.0

Su diseño permite una máxima respirabilidad y evita la incomodidad de que se pegue a la boca en las inhalaciones.

Dispone de tres capas:

  • Tejido exterior de espuma 3d Microperforada. Secado rápido y alta respirabilidad gracias al gran número de micro perforaciones que aportan gran ligereza a la estructura.
  • Filtro de nanofibras. Protección máxima gracias a su tecnología de filtrado patentada por el CSIC y BIOINICIA.
  • Mesh Ultrafresh. Este tejido cumple una doble función, por un lado proteger el filtro de nanofibras y por otro aporta frescor en la respiración.

Además cuenta con un velcro en la zona del cuello para impedir que la mascarilla se mueva durante la práctica deportiva.

Mascarilla filtrante Helly Hansen

Lavable y reutilizable. Es perfecta para salir a correr o hacer ciclismo ya que su tejido transpirable permite respirar sin dificultad ni sensación de fatiga.

 

A tener en cuenta:

  • A pesar de que estas mascarillas facilitan la respiración del deportista durante la práctica de actividad física, no conviene realizar con ellas un entrenamiento intensivo o largo (por ejemplo sesiones de HIIT, CrossFit, maratones).
  • Para acostumbrarte al uso de la mascarilla deportiva, comienza a realizar algunos minutos de entrenamiento con mascarilla y otros sin ella (si puedes ejercitarte en casa). Poco a poco ve aumentando la cantidad de minutos de entrenamiento con la mascarilla puesta.
  • Las mascarillas deportivas también deben desinfectarse después de cada uso. Si el material de fabricación lo admite, puedes darle calor seco por más de 70º media hora. Otra forma de desinfectarlas es con peróxido de hidrógeno o utilizando radiación ultravioleta germicida.