Los ejercicios de calentamiento y estiramientos son una parte muy importante en el entrenamiento de cualquier deportista, pero ¿es posible quemar calorías mientras los practicamos?



La respuesta es sí, los trabajos de flexibilidad y acondicionamiento del cuerpo también suponen un gasto energético, aunque nunca comparable con las calorías que podemos quemar en una sesión de ejercicio cardiovascular.

El número de calorías quemadas dependerá de cuánto tiempo entrenemos y cuán vigorosamente lo hagamos (por ejemplo, en una clase de Hatha yoga podemos quemar 149 kcal en 30 minutos). También influye el propio peso corporal; las personas más pesadas tienen que mover más masa que las personas más delgadas o pequeñas y esto involucra más gasto energético.

Por último, existe una modalidad de estiramientos llamada «estiramientos dinámicos» que se usa antes de una competición o entrenamiento de alta intensidad que implique impulso y agilidad para estirar los músculos y el tejido conectivo. Un ejemplo de estiramientos dinámicos son las brazadas o los trotes con sujección a las rodillas. Este tipo de estiramientos son afines a los ejercicios de calistenia y permiten quemar entre 135 y 200 kcal. cada media hora.

En todo caso, un programa de ejercicios bien diseñado incorpora siempre el entrenamiento de flexibilidad constante, ya sea de naturaleza estática o dinámica. Incluye en tus rutinas ejercicios de estiramientos de los principales grupos musculares para conservar su rango de movimiento óptimo.