La piel seca tiene una apariencia mate y es áspera al tacto. Esto sucede porque posee una cantidad menor de lípidos y pierde agua fácilmente. En las zonas más resecas puede presentar descamación o picor.


Si quieres preparar un gel de ducha casero para la piel seca necesitarás tensioactivos que limpien en profundidad sin deshidratar la barrera cutánea. Además, debes añadirle al producto principios activos reparadores y emolientes como glicerina, ácido hialurónico, urea y betaína. Los aceites y las mantecas vegetales son muy recomendables ya que crean sobre la piel un manto lipídico que evita la pérdida de humedad. También puedes incorporar a tu gel extractos de plantas con propiedades antiinflamatorias y calmantes como el extracto de aloe vera o el extracto de caléndula.

Te dejaremos una receta de ejemplo para que aprendas a preparar tú misma un gel de ducha casero para la piel seca utilizando ingredientes 100% naturales.

Necesitas:

Tensioactivos:

Conservantes:

Principios activos:

Preparación:

  • Mezcla los elementos de la fase acuosa y añade poco a poco la goma Xantana para que espese.
  • Añade poco a poco los tensioactivos que le otorgarán al gel sus propiedades limpiadoras.
  • Por último, incorpora a la mezcla los conservantes y los principios activos.

¡Cuéntanos si te ha gustado esta receta!