gimnasia ocular

Hace algún tiempo, os hablamos en el blog de las virtudes de la gimnasia facial para prevenir la aparición flacidez y de líneas de expresión en el rostro. No se trata de algo milagroso pero, practicada con constancia y, acompañada de una alimentación sana y de unos cuidados de limpieza e hidratación diarios, puede dar muy buenos resultados.


La piel de la zona de los párpados es especialmente fina y, por este motivo, tiende a presentar signos de envejecimiento antes que otras partes de tu cara; son las llamadas “líneas de expresión” que a partir de los 40 años comienzan a hacerse más profundas y marcadas convirtiéndose en “patas de gallo”.

Si quieres retrasar su aparición y devolverle la luminosidad a tu mirada o desinflamar las bolsas y ojeras, te recomendamos que, además de usar una buena crema de contorno de ojos, practiques ejercicios de gimnasia ocular para favorecer la irrigación sanguínea en la zona y tonificar los músculos de tus párpados

¿Cómo hacer ejercicios de gimnasia ocular?

Coloca los dedos índice y corazón en los extremos (interior y exterior) de tus ojos. Seguidamente, empuja el párpado interno hacia arriba lo máximo posible. Notarás cómo se contrae ligeramente la piel bajo tus dedos. Repite el ejercicio diez veces alternando contracciones y relajaciones. Después, con los dedos en la misma posición, cierra los ojos presionando con fuerza los párpados y mantén la tensión unos segundos. Repite este ejercicio tres veces.

Si realizas estos ejercicios regularmente, evitarás los antiestéticos párpados caídos pero, además, debes ser cuidadosa con las exposiciones solares y cuidar tus ojos con gafas de cristales ahumados en las horas del día de mayor incidencia.