El aceite de oliva y la manteca de karité son dos ingredientes naturales muy valorados en cosmética, siendo especialmente útiles para el cuidado de la piel seca ya que la regeneran y la mantienen suave e hidratada.



Te proponemos preparar este jabón casero con aceite de oliva y manteca de karité que podrás usar durante todo el año para hidratar la piel seca o atópica.

Necesitas:

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes por separado y ponte los guantes y gafas protectoras.
  2. Coloca en un recipiente al baño María el aceite de oliva, el aceite de coco y la manteca de karité hasta que esta última se derrita.
  3. En otro recipiente colocamos el agua destilada y le añadimos la sosa caústica apartando la cabeza del recipiente por si hubiera salpicaduras. En el momento de la mezcla, la temperatura alcanzará los 85 Cº. Debemos esperar a que se reduzca hasta los 40 Cº
  4. Cuando ambos recipientes estén a una temperatura similar, mezcla la fase acuosa en la fase oleosa. Toma la batidora eléctrica y mezcla lentamente durante unos minutos hasta que el preparado adquiera una consistencia homogénea.
  5. Añade el dióxido de titanio y ya cuando la mezcla esté más fría, la esencia de vainilla.
  6. Vierte el contenido del recipiente en un molde de silicona para hacer jabones. Debes esperar uno o dos días antes de desmoldar, para que se endurezca y poder cortar las pastillas de jabón.
  7. Una vez cortadas las pastillas, envuélvelas y resérvalas 30-40 días en un lugar seco y oscuro. En ese tiempo el jabón se curará completando el proceso de saponificación y estará listo para usar.