La música es la mejor compañera en nuestros entrenamientos, pero ¿hay un tipo de música ideal para hacer ejercicio? Parece ser que sí… Según una investigación publicada en la revista Frontiers in Psychology, el ritmo de la música puede influir en la frecuencia cardíaca o en el nivel de esfuerzo de los deportistas.



«Descubrimos que escuchar música con un ritmo alto mientras hacían ejercicios supuso una frecuencia cardíaca más alta y una percepción del esfuerzo más baja en relación con los que no escuchaban múscia. Esto significa que parecía un ejercicio con menor esfuerzo pero más beneficioso en términos de mejorar la condición física»- explicó el profesor de la Universidad de Verona (Italia) Luca P. Ardigò, uno de los autores del estudio.

Los investigadores cifraron en un 11 % la mejora de la demanda metabólica de las deportistas.

Para confirmar los resultados del experimento, los investigadores repitieron la misma prueba pero esta vez con un ejercicio de alta intensidad en una prensa de piernas. En esta ocasión, se volvieron a cambiar los ritmos de las canciones y se compararon con los tiempos del ejercicio en silencio. Los resultados demostraron que al ritmo de la música los tiempos del ejercicio mejoraban un 6,5 %

Así los expertos consideran que la música es una «una herramienta importante para estimular a las personas que realizan ejercicio físico de baja intensidad».

¿Qué opináis vosotras? ¿Pensais que el estilo de música influye en nuestro rendimiento en el gimnasio?