Los años pasan sin mirar atrás, pero a pesar de que afrontamos nuevos proyectos e ilusiones y también tengamos una apariencia distinta, el verano está para sacar la imagen más positiva, divertida y jovial de nosotras mismas.

naquillahe de fiesta 2010

Una buena forma de sentirse bien y potenciar nuestro encanto personal es sentirnos bellas y atractivas. La vestimenta, el peinado y los complementos sencillos, son algunas de las claves para conseguir el look veraniego. Aún así, tu rostro seguirá teniendo el protagonismo.



Como te comentamos en el artículo «Look maquillaje de verano 2010. Todos los secretos para maquillar una piel bronceada», el maquillaje de verano no debe cubrir en exceso sino potenciar el color dorado de la piel. En aquella ocasión te dimos algunos tips para maquillar un cutis bronceado; ahora te enseñaremos cómo conseguir un maquillaje de fiesta sensacional, luminoso y acorde con tu piel.

Piel descansada

Es posible que tras pasar varias noches en vela, la falta de sueño se refleje en tu rostro. Para lograr una piel descansada casi al instante, puedes aplicarte una ampolla flash efecto lifting y si tienes ojeras, colocar sobre los párpados pulpa de patata o unas bolsitas de manzanilla frías.

Cutis perfectamente limpio

las secrecciones sebáceas y los restos de maquillaje del día anterior deben ser retirados a conciencia usando una leche desmaquillante, luego extiende sobre tu rostro una crema hidratante de base no oleosa y específica para tu tipo de piel.

Matizando el color

aplica una base de maquillaje fluida desde el centro de tu rostro hacia fuera. Puedes usar dos bases, una más clara para las zonas de la frente, las mejillas y el hueso de la nariz y otra más oscura para los contornos. Fúndelas bien haciendo movimientos circulares con tus dedos para que no se note el cambio de color.

Boca y ojos

Debes decidirte por dar protagonismo a uno de los dos, pero te aconsejamos que destaques la mirada ya que la tendencia de este verano es dejar los labios naturales.

Para ello, delinea tu boca en un color similar a la de la barra de labios o bien difumina el trazo del perfilado con un bastoncito. Aplica el labial en tonos salmón, frambuesa o tonos tierra (depende de tu tipo de piel).

Intensifica tu mirada con un efecto fummé en tonos oscuros o turquesa. Si no te atreves con este look en tus ojos, opta por los tonos bronce o dorados, muy difuminados y aplica una sombra nácar brillante bajo el hueso de la ceja.

El toque maestro

Lo conseguirás sellando tu maquillaje con unos polvos satinados para evitar brillos. Aplica un blush color durazno sobre tus mejillas y un poco de gloss en el centro del labio inferior para darle un aspecto más jugoso.