Las prisas con las que nos levantamos cada mañana y la cantidad de tareas que tenemos que hacer antes de salir de casa, nos impiden dedicarle el tiempo que desearíamos al maquillaje. Sin embargo puedes hacer que este quede impecable en poco tiempo usando los productos adecuados.


Prepara tu piel para el maquillaje

Aplica la crema hidratante en forma de masaje para que tu rostro quede más relajado. Empieza por el centro de la frente y desliza los dedos hacia los lados hasta llegar a las sienes. Da unos golpecitos alrededor de los ojos y sobre los párpados. Para acabar, desliza tus manos desde los pómulos hasta la nariz en movimientos de ida y vuelta.

Si además de hidratar tu piel quieres conseguir un efecto tensor, puedes recurrir a los sérums o ampollas de efecto flash.

Aplica el fondo de maquillaje

Ten a mano cada mañana el fondo o base de maquillaje que se adapta a tu tono y tipo de piel para no perder el tiempo con pruebas y ensayos.

Para aprovechar todo lo posible esos pocos minutos de los que dispones cada mañana, un buen truco es sustituir la base de maquillaje fluida y los polvos por un fondo de maquillaje compacto. Se puede extender rápidamente con una esponjita, es fácil de usar y tiene un acabado natural.

¡No te olvides del corrector! En sólo un minuto y aplicado con pequeños toquecitos, te ayudará a empezar el día con buena cara, pues no sólo disimula ojeras y esconde las imperfecciones, si es de textura fluida también te puede servir como iluminador para dar luz a las zonas de tu cara que quieras destacar.

Como toque final, coge una brocha y aplica un poco de colorete o polvos autobronceadores sobre los pómulos. Sólo te llevará unos segundos y conseguirás un aspecto más saludable y atractivo.

Maquillaje ultra-rápido en ojos y boca

Una vez llegado a este punto, todavía te quedan de cuatro a cinco minutos para darle vida a tus ojos y labios, aunque de forma natural pues este tipo de maquillaje busca resaltar la belleza de cada mujer sin necesidad de grandes derroches de color.

Para darle más expresividad a la mirada, centra la atención en tus pestañas. Hazlas crecer sin destacar demasiado utilizando un cepillito y un poco de máscara transparente. Si quieres darles un poco de color, la máscara marrón es ideal para usar durante el día. Reserva las máscaras negras y espesas para tus maquillajes de noche. Para conseguir mayor profundidad, aplica un toque de sombra con un pincel, pero procura que sea ligera y natural.

Por último daremos color a nuestros labios con un brillo o labial de larga duración. No te olvides de definir primero el contorno de tu boca con un perfilador del mismo color. De esta forma tus labios se verán simétricos y el resultado será más duradero.

¡Lista en 10 minutos!