Hace pocos días os hablamos de los mejores tratamientos corporales disponibles en clínicas de estética para tonificar los glúteos. Hoy te hablaremos en cambio de una ayuda extra que puedes dispensarles. No se trata de carísimos productos cosméticos sino de sencillas cataplasmas elaboradas a base de frutas que puedes preparar tú misma en casa y aplicártelas cuando te apetezca.



Como bien sabrás, las frutas tienen propiedades antioxidantes que estimulan la microcirculación a nivel celular en la epidermis. Algunas de ellas tienen un poder ultra-hidratante como el plátano o el aguacate; otras en cambio, como el melón causan un efecto tensor. En nuestro artículo de hoy, te enseñaremos a preparar dos de ellas, muy económicas y sencillas. Puedes utilizarlas cada 15 días y combinar su aplicación con cremas reafirmantes convencionales durante la semana, dieta y ejercicios.

Mascarilla de aguacate, pepino y yogur

Mezcla en un recipiente la pulpa de un aguacate machacada, un yogur, un poco de sábila y el zumo de medio pepino. Remueve hasta formar una pasta homogénea y aplícate esta cataplasma sobre tus nalgas. Deja que actúe unos 20 minutos y retírala con abundante agua fría.

Mascarilla tropical

Mezcla en un bol la pulpa de un mango, una papaya y un plátano. Añade un poco de aceite esencial aromático y extiéndela sobre la piel de tus glúteos. Luego, cubre la zona con un papel de film para aumentar la temperatura y favorecer la absorción de los nutrientes de las frutas. Deja que actúe 15 minutos y lava bien la zona.

Este último método puedes utilizarlo también para aplicarte tónicos de frutas; por ejemplo, el obtenido del zumo de la manzana verde, del kiwi o de las fresas, todos ellos ricos en vitamina C y antioxidantes naturales.