La mesoterapia es uno de los tratamientos médico-estéticos más utilizados para eliminar la celulitis de muslos, caderas o vientre. Consiste en la infiltración de pequeñas dosis de sustancias homeopáticas bajo la piel que ayudan a eliminar toxinas y deshacer los depósitos grasos propios de la piel de naranja.


La ventaja de este tratamiento es que se centra en las zonas donde se acumula la celulitis y las toxinas. Gracias a esto es posible obtener resultados visibles en unas diez sesiones. Además no se trata de un procedimiento quirúrgico como la liposucción, por lo cual no requiere de postoperatorio.

¿Cómo es una sesión de mesoterapia?

Primero el especialista limpia la zona con alcohol. Se marcan las zonas a tratar y seguidamente se inyecta un cóctel compuesto de sustancias vegetales, vitaminas y aminoácidos capaces de reducir la grasa, promover la circulación sanguínea y reafirmar la piel.

Las microinyecciones no producen dolor, apenas una leve molestia. Sin embargo, debemos evitar tomar el sol los días posteriores a las sesiones de mesoterapia para evitar la aparición de manchas en la piel.

Después de cada sesión es conveniente realizar un masaje drenante para movilizar los depósitos grasos destruidos. También debemos beber mucha agua y hacer algo de ejercicio moderado como por ejemplo caminar.

Como siempre insistimos, debes acudir a un centro de estética especializado y homolagado si deseas someterte a un tratamiento estético de mesoterapia. A pesar de ser una intervención ambulatoria y sencilla, es necesario contar con la supervisión de profesionales médicos en la materia y asegurarnos así de la calidad y seguridad de las sustancias que nos van a inyectar.