aceites para masaje

Una de las formas más deliciosas y sencillas de desestresarte y nutrir tu piel es disfrutando de un relajante masaje con aceites.

Las propiedades hidratantes, reafirmantes y regeneradoras de estas sustancias son conocidas desde la Antigüedad. Mucho antes de aparecer las fórmulas en cremas y lociones, las mujeres embellecían y cuidaban su piel utilizando fórmulas oleosas. Los aceites esenciales son, además, la base de la aromaterapia. Esto significa que a parte de ser absorbidos por la piel, también pueden ser inhalados a través de las vías respiratorias induciendo a la relajación, mejorando la concentración, el sueño, y ejerciendo un efecto descongestivo.

Los balnearios y spas son los centros de belleza y bienestar que más frecuentemente ofrecen este tipo de tratamientos, pero, si lo deseas, también puedes elaborar tú misma tus propios aceites para masaje siguiendo estas sencillas recetas caseras.

Piel sedosa con aceite de coco y manteca de cacao

El aceite de coco es dulce y estimulante, ideal para recibir un cálido masaje acompañado de una música relajante.

Naissance Aceite Vegetal de Coco Fraccionado n. º 218 – 1 Litro - Puro, natural, vegano, sin hexano, no OGM - Ideal para aromaterapia, masajes y recetas artesanales.

Naissance Aceite Vegetal de Coco Fraccionado n. º 218 – 1 Litro - Puro, natural, vegano, sin hexano, no OGM - Ideal para aromaterapia, masajes y recetas artesanales.

  • Aceite de coco fraccionado 100% puro y natural procedente de sureste de Asia.
  • Su color es transparente, es inodoro y de textura ligera.
  • Se puede combinar bien con otros aceites, ya que es líquido en todas las temperaturas. Muy ligero y de fácil absorción, perfecto para hidratar la piel o masajes. Este aceite versátil es ideal para elaborar productos cosméticos, tratamientos capilares, masajes, jabones, mantecas corporales y mucho más. Rico en ácidos grasos saturados, ácidos cáprico y caprílico, tarda más en oxidarse que el aceite de coco virgen por su estabilidad.
  • INCI: Triglicérido Caprílico/Cáprico
  • Vegano 🌻 y no probado en animales🐇

19,99€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

Para elaborar esta mezcla necesitas: una cucharada de cera de abejas, una cucharada de aceite de coco y media barra de manteca de cacao derretida.

Coloca todos los ingredientes en una olla al baño María y ve removiendo hasta que se fundan. Vierte la mezcla resultante en un recipiente y deja que repose una noche. Antes de realizar el masaje, frota tus manos con este aceite y deslízalas de forma suave sobre la piel de la persona que va a recibirlo.

Aceite de hierbas

Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Para prepararlo, coloca en un cazo al baño María: media taza de aceite de nuez, una cucharada de romero seco, una cucharada de albahaca seca y una cucharada de pomelo rallada.

Calienta la mezcla a fuego lento sin que llegue a hervir. Deja que se enfríe, cuélala y resérvala en un frasco. Es preferible comenzar a usarla una semana después de su preparación para potenciar sus efectos.

Aceite de limón, vainilla y pachulí

Su delicioso aroma te ayudará a relajarte después de una jornada laboral intensa. Se prepara en frío, mezclando en un recipiente media taza de aceite de almendras, dos gotas de aceite de rosa mosqueta, 25 gotas de aceite esencial de pachuli, 20 gotas de esencia de limón y 15  gotas de esencia de vainilla.

El aceite de almendras y la rosa mosqueta ayudan a mantener tu piel suave mientras que la esencia de limón, vainilla y pachulí, nos aportan todas las sensaciones olfativas de un tratamiento de aromaterapia para combatir el estrés.

Aceite de naranja y canela

Si te gustan los aromas dulces, este aceite es ideal para perfumar tu piel deliciosamente mientras recibes un masaje reconfortante. Para elaborarlo debes mezclar en un recipiente media taza de aceite de almendras dulces, un palito de canela en rama y media rodaja de naranja con corteza. Introduce todos los ingredientes en un frasco de vidrio con tapadera, ciérralo bien y deja que repose durante una semana. Al cabo de este tiempo, cuela el aceite y resérvalo en otro tarro de cristal limpio. ¡Ya está listo para usar!