Funcionales, elegantes y absolutamente atemporales, los pañuelos de seda son considerados desde tiempos muy remotos como un signo de elegancia y distinción.

Algunos diseñadores ven en ellos un lienzo en blanco; un rectángulo en el que poder plasmar sin límites su creatividad. No hay pieza más sencilla en el guardarropa de cualquier mujer (u hombre) y que a la vez sea tan compleja, porque un pañuelo de seda puede convertirse en el auténtico protagonista de nuestro look.

Hemos encontrado en esta web los pañuelos de seda más bonitos y originales de la temporada.

HAMZAH es una empresa familiar creada en 2018 y dedicada a la fabricación artesanal de pañuelos y otros accesorios de seda. Una de las características que diferencia sus pañuelos de la mayoría de productos similares que podemos encontrar en el mercado es su «valor artístico» ya que todos los estampados que podemos apreciar en las telas, han sido dibujados a mano por bocetistas de reconocido prestigio y conocedores de las técnicas tradicionales de creación de imágenes a partir de patrones que se repiten.

Además, están elaborados con seda natural de gran calidad y esto se nota tanto en el tacto como en la fluidez del tejido.

Para su fabricación, se han seguido métodos de producción sostenibles con el objetivo de reducir al máximo la huella ambiental.

«Nos enorgullecemos de crear productos de seda únicos y sostenibles. Rodeados de una sociedad de consumo acelerado e insostenible, tenemos la certeza de que la única solución es crear productos atemporales donde, gracias a la calidad, duren a lo largo de los años y con bajo impacto ambiental»– comentan en la web de HAMZAH.

Tres colecciones únicas

HAMZAH cuenta con tres líneas de diseño diferentes para la creación de sus pañuelos de seda.

Art Noveau

Es posiblemente la línea de diseño más clásica y a la vez más artística. Nace como fruto de la colaboración con la familia de Fernando Povo, artista que se hizo un lugar entre la élite intelectual y empresarial de la ciudad condal a mediados del siglo pasado. Actualmente, su hija Gemma continúa con el legado artístico de su padre.

La colección, formada por diez piezas únicas con dibujos originales a mano, destila elegancia y cierto espíritu dandi que encaja a la perfección con mujeres y hombres de gran personalidad y gustos refinados en el vestir.

Los estampados florales y las tonalidades cálidas en colores como naranja, ocre y dorado, hace de estos pañuelos el complemento perfecto de nuestros looks otoñales.

Colección Otomana

Creada por la artista Esra Yardimci de nacionalidad turca y especializada en una de las ramas del arte otomano: la decoración floral que antiguamente formaba parte de las ilustraciones de libros y manuscritos. Por lo general se combinan formas geométricas con motivos de pequeño tamaño (aquí radica una de las dificultades de este tipo de dibujos). Los colores, intensos y vivos se inspiran en la Naturaleza.

Colección Alhambra

Es posiblemente la colección más compleja y única de HAMZAH. La Alhambra de Granada está muy presente en todas sus creaciones, un monumento que a día de hoy sigue causando admiración entre matemáticos y artistas.

Uno de los mayores tesoros de esta joya de la cultura Universal son sus mosaicos. Mucha gente al contemplarlos dice sentir armonía y paz interior, aunque la mayoría no sabe explicar bien por qué. Lejos de ser simples elementos de ornamentación, los entramados geométricos de la Alhambra son composiciones complejas que reúnen muchos de los conocimientos del arte islámico. Por un lado, la isometría (son figuras geométricas que guardan la misma distancia entre los puntos que las conforman), pero a su vez estas figuras forman parte de motivos poligonales mayores, de tal forma que a veces parece que rotan o se desplazan, un efecto óptico que dicen sentir muchas personas al ver los mosaicos de la Alhambra.

El ritmo es un elemento compositivo básico en las artes del Islam, incluyendo la poesía y la música. En la Alhambra, los elementos ornamentales se suceden en ritmos reiterativos hasta el infinito, como una metáfora de la eternidad.

Estos elegantes pañuelos de seda se inspiran en los diseños geométricos de los mosaicos árabes (por ejemplo, en el Salón de Comares de la Alhambra o en los azulejos que decoran el Patio del Alcázar de Sevilla). Son piezas únicas y atemporales que no pasan de moda y que te encantará tener por su valor artístico y por su gran calidad.

Otras curiosidades que tal vez no sabes sobre los pañuelos de seda.

Sabías que:

  • La denominación «foulard» surge en Francia en el siglo XVIII, pero los pañuelos de seda no son un invento de origen galo. La seda fue descubierta en China en el año 1000 a.C. y luego fue llevada a otras partes del mundo. Así, las primeras sedas llegaron a Europa desde Oriente siguiendo las antiguas «rutas de la seda».
  • La seda con la que se confeccionan los pañuelos se obtiene de los capullos de los gusanos de seda. Para producir tan sólo 1 kg. de seda se necesitan 5500 gusanos.
  • La confección de un buen pañuelo de seda natural es muy laboriosa, desde el proceso de estampación hasta las costuras a mano que suelen llevar. Por eso su precio suele ser elevado.
  • Los pañuelos de seda también se pueden utilizar como objetos de decoración en el hogar. Muchos coleccionistas los cuelgan de la pared o los enmarcan como verdaderas obras de arte. Se dice que la emperatriz Josefina Bonaparte fue a comienzos del siglo XIX una ávida coleccionista de foulards traídos desde la India y que llegó a atesorar hasta 500 ejemplares.
  • ¿Tienes la piel sensible? Entonces debes saber que la seda es uno de los tejidos más hipoalergénicos que existen. No provoca irritaciones ya que deja respirar la piel de forma natural absorbiendo el exceso de humedad.

¿Cómo se llevan los pañuelos de seda esta temporada de otoño 2021?

Los pañuelos de seda son los complementos más versátiles de la temporada. Puedes llevarlos atados al cuello como hacen las influencers francesas, alrededor de la cabeza al más puro estilo de las divas de Hollywood en los años ’70 o incluso como un pareo sobre pantalones, vestidos y faldas.

Pañuelos de seda alrededor de la cabeza o estilo turbante

El pañuelo por debajo de la barbilla es la opción más sofisticada que popularizaron en la década de los ’70 actrices como Audrey Hepburn o Brigitte Bardot. Combinado con unas gafas de sol, es el accesorio favorito de las fashion insiders.

Estilo pareo

Una micro-tendencia que nos lleva de vuelta a principios del 2000. Volveremos a lucirlos atados a la cadera por encima de nuestras faldas, pantalones y vestidos favoritos.

Con un «toque francés»

Ahora que el clima comienza a refrescar, podemos lucir el pañuelo de seda al estilo de las influencers francesas, es decir, atado al cuello sin que resulte demasiado agobiante. Es una forma sencilla y elegante de darle un toque especial a una camiseta básica o a un look monocolor.

Si no te gusta llevarlos muy pegados al cuello, sino simplemente como un adorno, puedes optar por el estilo scout: haz un triángulo con el pañuelo alrededor del cuello y une en un lazo los extremos.

¿Qué os han parecido estas ideas? Lo cierto es que los pañuelos de HAMZAH nos parecen tan bonitos y originales que podemos adaptarlos a nuestro look de mil maneras diferentes. En estos meses de otoño en los que elegimos prendas de tonalidades más neutras y oscuras, una buena idea es aportar un toque de color eligiendo complementos vistosos y alegres. Sin duda estos pañuelos de seda son una buena elección para darle a cualquier blusa o camiseta básica un estilo más sofisticado.