No existen milagros ni pócimas mágicas para vencer a la obesidad y conseguir un peso saludable. Está claro que si no cambiamos nuestros hábitos hacia una vida sana y seguimos una alimentación equilibrada practicando ejercicio regularmente, nunca conseguiremos los resultados que deseamos.


¿Cómo pueden ayudarnos entonces a adelgazar las plantas medicinales?

Una de las utilidades más reconocidas de la fitoterapia es servir como apoyo en las dietas de adelgazamiento. Muchas plantas tienen propiedades diuréticas y nos ayudan a eliminar toxinas del cuerpo, combatiendo la retención de líquidos. Otras tienen un efecto saciante y son inhibidores naturales del apetito. Por último, ciertas plantas estimulan las funciones hepáticas acelerando la quema de grasas tras la ingesta de alimentos.

Plantas con propiedades diuréticas

Diente de león, alga fucus, té verde, té rojo, ortiga, sauco, salvia, espárragos, cola de caballo, abedul, bardana, melón…

Ejercen una función desintoxicante sobre nuestro organismo. Facilitan la expulsión de toxinas siendo especialmente útiles para evitar la retención de líquidos.

Muchas de ellas pueden tomarse en forma de tisanas depurativas. Aportan agua y, si se toman antes de las comidas principales reducen la sensación de apetito.

Las frutas tienen un efecto diurético magnífico ya que están compuestas en su mayor parte por agua. Nos ayudan a eliminar toxinas y favorecen los procesos digestivos. Puedes consumirlas solas, en ensaladas o guarniciones.

Plantas con propiedades digestivas

Tienen la capacidad de estimular las funciones gástricas e intestinales.

La alcachofa, por ejemplo, es especialmente útil en la pérdida de peso ya que estimula las funciones metabólicas del hígado.

Las infusiones con té de menta, poleo, manzanilla o toronjil, son excelentes si las tomamos después de comer ya que favorecen las digestiones reduciendo la pesadez estomacal y la hinchazón que sentimos a veces después de las comidas.

Recuerda que puedes adquirir fácilmente todas estas plantas en cualquier mercado o herbolario y que no es necesario estar a dieta para beneficiarnos de todas sus propiedades saludables.