La vitamina C es muy empleada en cosmética por su capacidad antioxidante. Protege la piel neutralizando los efectos de los radicales libres y estimula la producción de colágeno de forma natural. Además, es un excelente principio activo antiedad, previene la formación de arrugas, repara los daños causados por el fotoenvejecimiento, aporta luminosidad y es muy eficaz para tratar casos de acné, psoriasis o eccemas.


El problema de esta vitamina es que se oxida rápidamente perdiendo parte de sus propiedades. Por este motivo, si vamos a preparar un cosmético con vitamina C, lo mejor es hacer poca cantidad de producto (en caso contrario, tendremos que añadir un conservante).

¿Cómo hacer un sérum facial con vitamina C?

Necesitas:

Preparación:

  1. Coloca el agua destilada en un recipiente de cristal y añade el ácido ascórbico.
  2. Remueve hasta que se disuelva por completo (puedes calentar un poco el agua para que se disuelva mejor pero solamente puede estar tibia ya que la vitamina C se degrada con el calor).
  3. A continuación, agrega la glicerina y vuelve a remover para que se mezclen bien todos los ingredientes.
  4. Envasa tu sérum facial con vitamina C en un frasco de vidrio oscuro con gotero.

A tener en cuenta:

  • La vitamina C vuelve la piel fotosensible. Utiliza este sérum siempre por la noche para evitar la aparición de manchas cutáneas.
  • Si notas que el sérum cambia de color, quiere decir que la vitamina C se ha oxidado.