Entramos en la fase 3 de la desescalada y tras varios meses de cierre de los gimnasios y centros deportivos, muchos de ellos abrirán ahora sus puertas. ¿Piensas volver a sus instalaciones?


Ir al gimnasio o quedarse en casa es una decisión muy personal ya que en espacios cerrados las posibilidades de contagio se incrementan y nada nos asegura estar cien por cien protegidas frente al virus. Nuestra intención no es animarte a ir ni convencerte de lo contrario, sino darte una serie de consejos para evitar la exposición al virus en el caso de que te propongas volver a la instalación deportiva.

¿Existe el riesgo de contagiarme de COVID-19 en el gimnasio?

El doctor David Thomas, profesor de medicina y director de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Johns Hopkins, revela que:

“Existe menor riesgo de contraer el coronavirus en un gimnasio o club deportivo que en un servicio religioso. En comparación, los servicios de la iglesia pueden incluir dar la mano y estar más cerca de las personas. Pero si se encuentra en una comunidad donde ha habido casos de coronavirus, quizá sea un momento para ser más cauteloso con todo tipo de exposiciones, incluido un gimnasio”.

¿Está presente el coronavirus en el sudor?

“El sudor no puede transmitir el virus” asegura el doctor. Esta es una de las razones por las que muchas personas temen volver al gimnasio mientras dure la pandemia, ya que sabemos que en las actividades de cardio muchas veces es inevitable sudar y que ese sudor caiga sobre las máquinas de fitness. A día de hoy sabemos que el sudor no es una vía de transmisión del COVID-19.

El riesgo está en las superficies de alto contacto

Una investigación sobre el coronavirus descubrió que el patógeno puede permanecer hasta nueve días en superficies como el vidrio, el plástico o el metal. El riesgo por lo tanto estaría en tocar las pesas, las manijas de las puertas o las propias agarraderas de las máquinas de gimnasio ya que las personas positivas al coronavirus pueden transmitirlo a través de sus manos si previamente se han tocado la nariz o la boca. Allí donde se coloquen las manos debes tener especial cuidado.

¿Puedo contagiarme de coronavirus en la piscina?

El mantenimiento y desinfección adecuada (por ejemplo con cloro y bromo) de piscinas, jacuzzis o balnearios deberían inactivar el virus. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una concentración residual de cloro libre de ≥0.5 mg/l en el agua de la piscina durante un mínimo de 30 minutos de contacto a un pH < 8 es suficiente para eliminar virus envueltos como los coronavirus. Los derivados bromados también podrían ejercer una desinfección eficaz de balnearios urbanos siempre que se garanticen las condiciones mínimas de concentración establecidas por legislación.

piscina coronavirus


“No hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis o spas” – asevera el Ministerio de Sanidad en un documento oficial.

Se debe establecer asímismo una distribución espacial que garantice la distancia mínima de seguridad de dos metros entre los usuarios mediante señales en el suelo. limitando los espacios.

Dos veces al día (recomienda el Ministerio de Sanidad) debe hacerse una limpieza y desinfección exhaustiva de las zonas de estancia y tránsito de los bañistas, con especial hincapié en las zonas más frecuentadas como vestuarios, aseos, taquillas, duchas y lavabos. Se utilizarán detergentes para eliminar la suciedad y luego desinfectantes virucidas.

En relación con las saunas y spas, aunque la información científica disponible sobre la supervivencia del virus en distintas condiciones ambientales es escasa, sí indica una supervivencia reducida a temperaturas elevadas. Sin embargo, existe una variación en su sensibilidad a la temperatura en función del tipo de superficie en la que se encuentre el virus. Por lo que también en este tipo de instalaciones citadas como son saunas y spas deben extremarse las medidas de limpieza y desinfección.

Prevención del coronavirus en gimnasios y centros deportivos ¿qué medidas deberían tomarse en las instalaciones?

Antes de la reapertura de los gimnasios, cada ayuntamiento o titular de la instalación deberá actualizar su protocolo en materia de prevención de riesgos laborales, proporcionar información y formación sobre cómo prevenir los contagios, establecer medidas de distanciamiento físico de dos metros, reforzar la higiene personal y el lavado de manos, la limpieza y desinfección de superficies y en ciertas situaciones el uso de equipos de protección, teniendo en cuenta que la mejor protección de los trabajadores se obtiene a través de una combinación de todas las medidas posibles.

El protocolo debe aplicarse conforme a lo establecido en el Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2, del Ministerio de Sanidad, en función de la naturaleza de las actividades, la evaluación del riesgo para los trabajadores y las características del agente biológico.

Algunas medidas que deben cumplir los gimnasios y centros deportivos para reanudar su actividad:

Ventilación de espacios cerrados

El hacinamiento y la ausencia de ventilación favorecen la transmisión del coronavirus en los gimnasios. Deben ventilarse regularmente los vestuarios y las salas de fitness. Se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para permitir la circulación del aire. En el caso de que la ventilación se haga por medios mecánicos, estos equipos deben desinfectarse adecuadamente.

Limpieza y desinfección de las instalaciones y del mobiliario

La limpieza está destinada a eliminar la carga de suciedad en los espacios transitados. Para ello se empleará agua y productos detergentes. El segundo paso es la desinfección, destinada a reducir la carga microbiana de las superficies y que debe hacerse con productos virucidas registrados por el Ministerio de Sanidad.

En las tareas de limpieza y desinfección se debe prestar especial atención a las zonas de uso común y a las superficies de contacto frecuente: pomos de las puertas, grifos, barandillas, etc.

Medidas de aforo y control de acceso

El acceso de los usuarios a las instalaciones debe hacerse teniendo en cuenta el aforo, con el fin de asegurar la distancia mínima preventiva de dos metros. Una vez completo el aforo, los usuarios no podrán acceder a la instalación hasta que salgan otros usuarios.

Medidas de protección para los usuarios del centro

Se debe poner en todo momento a disposición de los usuarios:

  • Sistemas de desinfección de manos a la entrada de la instalación (se recomienda también la desinfección del calzado).
  • Bolsas de plástico para el material desechable y cubos de basura con tapa a la salida del centro.
  • Pago con tarjeta de crédito o a través de aplicaciones móviles.
  • Mensajes de prevención mediante carteles o megafonía que recuerden a los usuarios las medidas de higiene y preventivas.
  • En el caso de las clases colectivas, se debe respetar también el distanciamiento social y las medidas de aforo. Para conseguirlo, lo más recomendable es requerir estos servicios a través de cita previa.

¿Cómo puedes protegerte tú como usuario del centro?

  • Para prevenir el contagio del coronavirus en el gimnasio, la mejor medida es respetar la distancia de seguridad de dos metros y usar siempre que no sea posible mascarilla o cubrebocas.
  • Redobla tu higiene personal y aplica gel antibacterial después de tocar pesas o máquinas de gimnasio.
  • En muchos gimnasios proporcionan toallas, pero lo más recomendable es que lleves tu toalla personal y no la dejes apoyada sobre las máquinas mientras te tomas un descanso o realizas otra actividad.
  • Si presentas fiebre, tos, dolor de garganta o dificultad para respirar ¡no acudas al centro! La mejor forma de evitar la propagación del virus es siendo responsable y no poner en riesgo innecesariamente la salud de otras personas.