crema casera para la piel irritada



Algunas personas sufren problemas de la piel como la dermatitis y la psoriasis que les dificultan el uso de muchos productos cosméticos. La mayoría de las cremas que se venden en perfumería y grandes superficies contienen fragancias, tensioactivos y derivados del petróleo como la parafina que causan irritación al utilizarse sobre pieles ya agredidas.

Hoy queremos compartir contigo una receta fantástica para el cuidado de la piel: una crema casera con propiedades calmantes y antiinflamatorias para toda la familia. Está recomendada para aliviar las molestias de pieles reactivas, con psoriasis, dermatitis del pañal, irritación post-depilatoria, etc. Puede aplicarse sobre cualquier parte del cuerpo o del rostro (aunque si tienes la piel muy grasa no debes abusar de ella).

En su elaboración hemos empleado dos sustancias naturales muy efectivas para el cuidado de la piel irritada: el aceite macerado de caléndula (antiinflamatorio) y el gel puro de aloe vera (regenerador y cicatrizante). En cambio no contiene ninguna fragancia ni aceites esenciales que podrían causar irritación de la piel.

¡Toma buena nota de la receta!

Necesitas:

Para la fase acuosa

Para la fase oleosa

Aditivos

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes en una báscula.
  2. Mezcla en un recipiente el agua destilada y la glicerina y caliéntalo al baño María.
  3. En otro recipiente repetiremos el mismo proceso con los ingredientes de la fase oleosa, es decir, mezclamos el aceite de caléndula, la manteca de karité y la cera de abejas y lo ponemos al baño María hasta que la cera de abejas se derrita.
  4. Retira ambos recipientes del fuego.
  5. En la fase acuosa (el repiente con agua destilada y glicerina) añade el óxido de zinc y mezcla con una espátula de madera hasta obtener una pasta homogénea.
  6. Agrega ahora poco a poco la fase oleosa en la fase acuosa, agitando fuertemente con la ayuda de una batidora manual (puedes utilizar también una espátula pero debes batir enérgicamente para que se integren bien).
  7. Por último y una vez que la crema haya alcanzado la temperatura ambiente, agrega el gel puro de aloe vera y el conservante, mezclando bien para que se integren.
  8. Envasa tu crema casera con propiedades calmantes y etiquétala. Puedes usarla a diario si lo deseas.

Esta crema casera hidrata y alivia y el escozor de las pieles irritadas. También previene la pérdida de humedad natural de la piel ya que la cera de abejas crea una película protectora que retiene el agua.

El óxido de zinc tiene propiedades antisépticas, fotoprotectoras, nutritivas, secantes y astringentes. Sin embargo, no sustituye la acción del bloqueador solar si vas a exponerte al sol después de aplicar la crema.

Si después de depilarte las piernas, tu piel se irrita y te salen granitos ¡prueba esta crema! Verás cómo se reduce la inflamación y en un par de días tu piel queda suave como la seda.