Hacer jabón casero es una moda que ha ganado muchos adeptos en los últimos años. Por una parte, es una buena forma de evitar el uso excesivo de sustancias químicas en los productos de higiene corporal, empleando exclusivamente ingredientes naturales en su elaboración. Además, los jabones caseros pueden personalizarse, usando las fragancias, colores y diseños que más nos gusten. Esto le añade valor al jabón, al tratarse de un producto totalmente artesanal.

Hoy te enseñaremos a preparar un jabón casero con aceite de macadamia y manteca de karité, dos materias primas muy valoradas en cosmética natural por su gran poder hidratante.

El aceite de macadamia se utiliza con frecuencia en los tratamientos capilares pero también es muy útil en la elaboración de los jabones ya que posee gran cantidad de ácidos grasos monoinsaturados. Nutre y regenera la piel devolviéndole su elasticidad, previniendo así la formación de arrugas.

Naissance Aceite Vegetal de Macadamia 1 Litro - 100% puro, vegano y no OGM

Naissance Aceite Vegetal de Macadamia 1 Litro - 100% puro, vegano y no OGM

  • Rico en ácidos grasos oleico y palmotoleico
  • Se considera apropiado para el cuidado de pieles maduras o envejecidas
  • Hidrat y protege el cabello
  • Muy Utilizado en la terapia de masajes

19,99€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

El otro ingrediente empleado es la manteca de karité, rica en vitaminas A y E, calcio y magnesio. Evita la aparición de estrías y gracias a sus propiedades antiinflamatorias favorece la cicatrización de las pequeñas heridas.

Naissance Manteca de Karité BIO n. º 306 – 500g – Pura, natural, certificada ecológicamente, sin refinar, elaborada de forma artesanal y vegana

Naissance Manteca de Karité BIO n. º 306 – 500g – Pura, natural, certificada ecológicamente, sin refinar, elaborada de forma artesanal y vegana

  • Manteca de karité 100 % pura, sin refinar, certificada ecológicamente y proviene de Ghana. INCI: Butyrospermum parkii.
  • Contiene altos niveles de ácidos grasos insaturados y antioxidantes naturales. Puede ayudar a mantener la piel hidratada y actuar como barrera protectora contra los factores externos. Se suele usar en mantecas corporales, cremas, lociones, bálsamos labiales y productos para el cabello. Más información sobre usos en la descripción.
  • Su aroma es natural, característico e intenso, su color es amarillo claro o crema y su textura es sólida. Los bloques de manteca se derriten a baja temperatura para su envasado.
  • Obtenemos nuestra manteca de karité de una cooperativa de mujeres ubicada en Wa, al norte de Ghana. Esta cooperativa de unas 600 mujeres apoya a su comunidad para conseguir un futuro mejor a través de la producción de manteca de karité BIO.
  • Vegano 🌻 y no probado en animales🐇 No OGM.

15,99€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

Para hacer este jabón vamos a utilizar sosa caústica. Esto quiere decir que deberás colocarte guantes y mascarilla y prepararlo en un espacio abierto para no inhalar excesivamente los gases que se desprenden en su fabricación.

¡Vamos a ponernos manos a la obra!

Necesitas:

Preparación:

  1. Ponte las medidas de protección y pesa todos los ingredientes por separado en una báscula.
  2. Mezcla en un recipiente el agua destilada y la sosa caústica. Ventila la habitación mientras se evaporan los gases de la mezcla.
  3. Funde la manteca de karité en un recipiente al baño María.
  4. En otra jarra colocaremos el aceite de oliva virgen y aproximadamente 175 gramos de aceite de macadamia. Vamos a reservar unos 25 gramos de este aceite en un vasito para disolver en él los polvos de dióxido de titanio. Removemos bien con una espátula de madera para que no queden grumos.
  5. Una vez que estén listos los aceites, viértelos sobre la manteca de karité ya derretida. Mide la temperatura de la mezcla (debe estar entre los 45Cº-60Cº) si está por debajo de esa temperatura puedes calentarla un poco más.
  6. Agrega la sosa ya disuelta a la mezcla de aceites y manteca de karité. Mezcla con ayuda de una batidora a potencia media.
  7. Ahora añadiremos el dióxido de titanio que hemos reservado en el vasito disuelto con el aceite de macadamia. Continúa batiendo hasta que se integre perfectamente.
  8. Icorpora el colorante vegetal hasta obtener la intensidad de color deseada. Recuerda que cuando el jabón se cura toma un color más oscuro.
  9. Por último y una vez que la mezcla esté fría o tibia, añadimos la vitamina E y el aceite esencial de menta. Remueve un poco con una espátula de madera.
  10. Vierte el contenido de la mezcla en un molde de silicona para hacer jabón. Reparte bien el contenido con la ayuda de la espátula para que tome la forma adecuada.
  11. Debes esperar al menos 24 horas antes de desmoldarlo para que se seque bien. Pasado ese tiempo, retira el jabón del molde y corta las pastillas del tamaño elegido.
  12. Reserva el jabón en un lugar seco y alejado de la luz solar. Debe curarse durante 40 días antes de poder usarlo.

Este jabón es ideal para toda la familia ya que al no contener sustancias químicas, no produce alergias en la piel. También puedes prepararlo como obsequio para alguien especial si le colocas algunos adornos.