La primavera es la época del año en la que la piel sensible está expuesta a todo tipo de problemas dermatológicos: dermatitis, inflamación, descamación, etc.


Hoy te traemos la crema ideal para calmar tu piel frente al estrés oxidativo y los cambios ambientales propios de la estación.

Necesitas:

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes en una báscula de precisión.
  2. En un recipiente coloca todos los aceites vegetales (de aloe vera, árnica, caléndula, hipérico) y calienta hasta alcanzar los 70Cº
  3. En otro recipiente coloca el aloe vera y la urea. Mezcla ambos ingredientes con la batidora a potencia media.
  4. Mezcla la fase acuosa en la fase oleosa y continúa batiendo hasta que se integren.
  5. Introduce el recipiente en otro de mayor tamaño con agua fría para que baje la temperatura.
  6. Sin dejar de batir, añade los extractos, el colágeno marino, el aceite esencial de lavanda, la vitamina E y el conservante Sharomix.
  7. Envasa y etiqueta tu crema.

¿Cómo puede ayudarte esta crema casera a calmar la inflamación de la piel sensible?

La mezcla de aceites y extractos vegetales que contiene esta receta, son perfectos para calmar la piel irritada haciendo que tu cutis luzca más descansado y luminoso.

Uno de sus ingredientes estrella es el aceite de macerado de caléndula, uno de los más indicados para el cuidado de las pieles sensibles ya que posee propiedades relajantes y antiinflamatorias.

El aceite de hipérico es antiséptico, antiviral y cicatrizante. Se usa a menudo en cosmética natural para regenerar la piel madura y cansada.

El aceite de árnica es antioxidante y fotoprotector ya que los fitosteroles que contiene inhiben el envejecimiento de la piel y la protegen de la acción de los rayos ultravioleta.

Del extracto de tepezcohuite te hablamos hace poco tiempo en el blog. Los mayas ya lo utilizaban para tratar lesiones en la piel ya que tiene un gran poder cicatrizante y antibacteriano. Al agregarlo a nuestras cremas caseras, nos servirá para estimular la regeneración de las fibras de colágeno dañadas y restituir la capacidad protectora de la barrera epidérmica.

¡Anímate a prepararla!