El aceite de comino negro viene de una planta llamada Nigella sativa o ajenuz, que pertenece a la familia de las ranunculaceae. Es originaria del sureste asiático, aunque también se cultiva ampliamente en Oriente Medio, el norte de África y el sur de Europa.


Las flores de un bonito color azul suelen aparecer a finales de la primavera y principios del verano, produciendo unas semillas aromáticas muy valoradas en la cocina y la medicina tradicional.

El aceite de comino se obtiene mediante el prensado en frío de estas semillas ya maduras. Se trata de un aceite esencial de consistencia fluida y ligera. Su color va del amarillo dorado al ámbar oscuro. El aroma es cálido, especiado, amaderado y ligeramente picante. Es muy apreciado en aromaterapia por sus propiedades terapéuticas.

Su composición.

El aceite de comino negro tiene una composición química muy variada y formada por proteínas, carbohidratos, saponinas, ácidos grasos, vitaminas y minerales.

Naissance Aceite de Semilla Negra Prensado en Frío

Naissance Aceite de Semilla Negra Prensado en Frío

9,99€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)
  • 38% de sus componentes son ácidos grasos, de los cuales el más importante es el ácido linoleico (50-60%), y luego vendrían el ácido oleico (20%), palmítico y esteárico, entre otros.
  • 27% de sus componentes son proteínas, siendo las más importantes la arginina, ácido glutámico, lisina y leucina.
  • Las vitaminas y minerales presentan porcentajes del 1,8% al 3,8%. Encontramos vitaminas A, B, C y E. Los minerales más abundantes son el zinc, cobre, selenio, fósforo y hierro.
  • 30% de su contenido son carbohidratos como la arabinosa y galactosa.
  • El contenido en compuestos volátiles está entre el 0,4% y el 0,7% de su peso. Los principales son: timoquinona (27,8-57%), p-cymene (7,1-15,5%), carvacrol (5,8-11,6%), t-anethol (0,25-2,3%), 4-terpineol (2-6,6%), y longifolene (1-8%).

Propiedades terapéuticas del aceite de comino negro.

El aceite de comino tiene propiedades antioxidantes, antisépticas, antiinflamatorias y cicatrizantes.

Sus usos medicinales datan ya del Antiguo Egipto. Cleopatra lo utilizaba en sus rituales de belleza. También se encontraron semillas de la planta Nigella sativa en la tumba de Tutankamón como protección para su viaje al otro mundo. De ahí que el aceite de comino se conozca también como “aceite de los faraones”.

También encontramos referencias a este aceite en la obra Hipócrates y de Plinio el Viejo (Historia Natural, 74 d.C.) quien destaca su capacidad de aliviar las cefaleas y problemas respiratorios. El profeta Mahoma también reconoció sus efectos y llegó a decir: “En la semilla negra hay una cura para cada enfermedad, excepto la muerte”.

Algunos de sus beneficios reconocidos en aromaterapia y cosmética natural:

aceite de comino

  • Estimula el sistema inmunológico y aumenta las defensas del organismo.
  • Combate los radicales libres gracias a su poder antioxidante.
  • Es un regenerador cutáneo y aliado natural contra el envejecimiento de la piel gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales. Está especialmente recomendado para la piel seca y con tendencia a las arrugas prematuras.
  • También revitaliza el cabello y fortalece las uñas frágiles.
  • Gracias a la timoquinona presente en su composición, que le otorga propiedades antisépticas, el aceite de comino negro es ideal para prevenir la aparición de granos y pústulas y favorecer su cicatrización. Además, es útil para combatir hongos y levaduras patógenas como la Candida albicans.
  • Como aceite de masaje reduce la inflamación y alivia el dolor de la artritis reumatoide. Eso sí, se trata de un aceite muy potente y debemos diluirlo siempre en otro aceite portador (Argán, aguacate, almendras, etc.) antes de aplicarlo sobre la piel.
  • Por si fuera poco, tiene propiedades antihistamínicas y podemos utilizarlo en un difusor de aromaterapia para aliviar los síntomas de la alergia al polen.

Precauciones de uso.

El aceite de comino negro está desaconsejado durante el embarazo y lactancia. Tampoco debemos aplicarlo sobre la piel de niños menores de seis años o pacientes que toman fármacos betabloqueantes como el metoprolol.

Es venenoso para los gatos. Mantenlo siempre alejado de tus queridas mascotas.