La hiperqueratosis es un trastorno caracterizado por el engrosamiento de la capa externa de la piel, formada principalmente por queratina, un tipo de proteína que cumple una función protectora.


Puede estar ocasionada por una fricción continuada que lleva a la aparición de callosidades, por una inflamación crónica (eccema) o por trastornos genéticos (ictiosis ligada al cromosoma X). También existe un tipo especial de queratosis llamada «queratosis pilar» y que es en realidad una acumulación de células muertas que obstruye los folículos pilosos.

Cuando la piel adquiere un grosor excesivo, no puede acoplarse a la elasticidad del resto de la piel ya que es más densa y rígida que los demás estratos que componen el tejido epitelial. Se produce entonces la separación de esta capa externa de las otras capas de la piel.

La mayoría de las formas de hiperqueratosis son indoloras. Aunque puede presentarse en cualquier parte de la piel, algunas zonas son más propensas que otras a sufrirla.

Hiperqueratosis plantar

Es un engrosamiento de la piel de la planta del pie que suele aparecer debido a una fricción o roce continuado que provoca el desplazamiento de las capas superficiales de la piel. Puede ser consecuencia de la presión del zapato o incluso deberse a un dedo deformado o a una mala pisada.

Un tipo común de hiperqueratosis plantar son los callos o durezas en los pies. Lo más común es que salgan en el dorso de los dedos , pero pueden aparecer también entre los mismos dedos del pie, en la planta, en la zona del antepié o debajo de las uñas. Los identificamos por una protuberancia rodeada de un halo amarillento y pueden llegar a ser dolorosos.

Algo menos habituales son las verrugas o papilomas. Se trata de pequeñas tumoraciones benignas de la piel causadas por el virus del papiloma humano. El virus entra en la piel a través de pequeños cortes o heridas y tiene un periodo de incubación de 4 semanas a 8 meses.

Las verrugas plantares pueden aparecer de forma aislada o en grupo formando una especie de coliflor. Es importante no intentar cortarlas ni tratarlas con remedios caseros. Si aparecen, debemos acudir a la consulta del podólogo para que identifique el tipo de verruga y el tratamiento más adecuado.

Muchas veces los podólogos recurren a la quiropodia para dar solución a estos problemas. Consiste en deslaminar la zona para ir eliminando progresivamente capas de piel. En el caso de que las durezas estén causadas por una desviación del dedo o una mala pisada, puede recomendar el uso de una plantilla personalizada para aliviar la presión en estas zonas.

Hiperqueratosis del talón

Se debe a una sobrecarga excesiva sobre el talón, aunque a veces es consecuencia de una deformación del pie (pie cavo) o problemas de alineación (pie varo).

En este caso, la hidratación  es  importante para evitar que se formen grietas profundas y dolorosas (puedes leer aquí nuestro artículo sobre «Los mejores aceites para hidratar los pies y suavizar durezas»).

Codos y rodillas ásperos

Pasa a menudo por apoyarse sobre los codos o arrodillarse constantemente. La piel de la zona se engrosa y puede volverse oscura (hiperpigmentación).

Queratosis pilar

Son pequeñas protuberancias o granitos que salen siempre en las zonas donde crece vello (piernas, brazos, ingles) y en realidad se debe a una acumulación de células muertas que obstruyen el folículo piloso. No es contagiosa y por lo general no causa molestias aunque sí picazón.

Sabemos que las causas de su aparición suelen ser genéticas y que empeora en los meses de invierno, cuando la piel tiende a resecarse más. Normalmente desaparece por sí sola con el tiempo antes de cumplir los 30 años.

Algunos de los tratamientos más comunes que suelen indicar los dermatólogos en el caso de queratosis pilar, son las exfoliaciones químicas, la microdermoabrasión o las cremas con retinol. Los baños cortos con agua tibia también pueden ayudar a desbloquear los poros. También se recomienda el uso frecuente del guante de crin para eliminar la piel muerta y aplicar lociones hidratantes con alfa-hidroxiácidos (AHA) como Amlactin 12% Lactic Acid Alpha-Hydroxy Therapy para acelerar la renovación de la piel.

Amlactin 12% Lactic Acid Alpha-Hydroxy Therapy

Amlactin 12% Lactic Acid Alpha-Hydroxy Therapy

39,37€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

Ictiosis

Es una forma heredada de la hiperqueratosis donde la piel se vuelve excesivamente seca y escamosa. Los síntomas de la hiperqueratosis heredada comienzan en la infancia o en la adolescencia y suelen afectar a áreas dispersas de la piel.

Una mutación de los genes KRT1 ó KRT10 es la causa de este trastorno que provoca una modificación de la proteína de la queratina. La ictiosis se hereda generalmente en una configuración dominante del autosoma. Si uno de los dos padres está afectado, tiene un 50% de probabilidades de trasmitir la mutación del gen a su descendencia. Sin embargo también se han dado casos sin antecedentes familiares, por una mutación espontánea del gen.

Como podéis comprobar, no hay un solo tipo de hiperqueratosis y por eso es importante que sea un dermatólogo especialista en su área quien valore cada caso, la condición de la piel del paciente, la zona afectada, la gravedad y las posibles causas, para de este modo dar con el tratamiento más indicado.