La nariz es una estructura clave en la belleza del rostro: aporta carácter, armonía y personalidad. Existen muchos tipos de nariz. Algunos expertos distinguen hasta 14 en función de características como la longitud, la forma o la anchura.

Para que las facciones en su conjunto sean armónicas, la nariz debe guardar cierto equilibrio con el resto de la cara. Cuando no se cumple esta condición y la persona sufre malestar psicológico o inseguridades el cirujano plástico puede valorar la posibilidad de realizar una rinoplastia ultrasónica, esto es, una intervención quirúrgica destinada a mejorar la apariencia estética de la nariz.

¿Qué es la rinoplastia ultrasónica y cuáles son sus ventajas frente a la rinoplastia convencional?

La rinoplastia ultrasónica es una técnica quirúrgica aprobada por la FDA en noviembre de 2017. Mientras que en la rinoplastia convencional se utilizan martillos y cinceles para cambiar la forma de la nariz, en la rinoplastia ultrasónica se emplea un dispositivo de ultrasonido llamado “bisturí piezoeléctrico”. Gracias a esta herramienta es posible cortar, dar forma al cartílago y pulir las estructuras óseas de la nariz. Su gran ventaja es que permite al cirujano actuar selectivamente sobre los huesos y cartílagos duros haciendo que los tejidos blandos permanezcan intactos, por este motivo a veces nos referimos a esta técnica como “rinoplastia conservadora”.

Ventajas:

  • Evitar fracturas no deseadas: el bisturí piezoeléctrico ofrece mayor precisión al cirujano a la hora de remodelar las estructuras óseas.
  • Resultados más naturales: la técnica permite controlar mejor la aparición de asimetrías e irregularidades.
  • Menos edema e hinchazón que en la rinoplastia convencional.
  • Recuperación rápida: el paciente se reincorpora a su vida cotidiana en menos tiempo.

¿Quién es el paciente ideal para una rinoplastia ultrasónica?

Los pacientes ideales son aquellos que necesitan una reducción o ajuste de la estructura nasal, por ejemplo: desviaciones del tabique, giba nasal o irregularidades óseas.

En cambio, no es el tipo de cirugía más indicado para corregir la punta de la nariz o remodelar cartílagos blandos. Además, es necesario tener en cuenta que el bisturí piezoeléctrico sólo puede utilizarse en rinoplastias abiertas, no en rinoplastias intranasales o cerradas.

Recuperación y cuidados postoperatorios.

Las rinoplastias ultrasónicas se realizan bajo anestesia general. Es un procedimiento ambulatorio que dura aproximadamente dos horas.

Después de la intervención es normal sentir molestias y sensación de congestión nasal. Debemos guardar reposo relativo en los primeros días y evitar el deporte o actividades que involucren el riesgo de sufrir un golpe en la nariz.

Además, es necesario llevar una férula durante algunas semanas y tratar de no fumar para tener una buena cicatrización.

¿Dónde realizarse una rinoplastia ultrasónica en Madrid?

Si piensas realizarte una rinoplastia ultrasónica en Madrid te recomendamos pedir información en Face Clinic.

Fundada y dirigida por el cirujano maxilofacial Dr. Riba, especialista en Cirugía Maxilofacial y Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva y con más de 20 años de experiencia en la profesión, Face Clinic es una de las primeras clínicas de cirugía estética de nuestro país en adoptar un enfoque multidisciplinar.

El éxito de sus tratamientos se debe a la apuesta por un equipo de profesionales expertos en sus respectivas especialidades y a la incorporación de los últimos avances tecnológicos en aparatología clínica y estética.

Desde la primera consulta serás atendida por un médico especialista en su área quien te entregará un diagnóstico personalizado y un presupuesto ajustado a tus necesidades.

Face Clinic

¿Te gustaría saber si eres una buena candidata a la rinoplastia ultrasónica en Madrid? Pide tu cita o videoconsulta para una valoración personalizada.