El agua floral o agua esencial es la producción secundaria del aceite esencial, es decir, ambos se obtienen del mismo proceso de destilación por vapor de las plantas y flores. Sin embargo, mientras que el aceite esencial, más ligero, queda en la superficie, el hidrolato o agua floral, se va al fondo del destilador. Las aguas florales son por tanto un agua destilada, cargada de moléculas de aceite esencial.

Virtudes de las aguas florales para tu piel.

Las aguas florales tienen muchas propiedades beneficiosas para la piel y para el cabello. Están repletas de antioxidantes y vitaminas que retrasan el envejecimiento cutáneo y proporcionan un tono uniforme al cutis.

Se recomiendan especialmente para las personas con la piel sensible ya que tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a reducir la irritación y sensación de picor.

También hacen maravillas para el cabello, por ejemplo, ayudan a controlar la producción de sebo en el cuero cabelludo y dejan tu melena con un brillo y suavidad excepcionales.

Las aguas florales pueden utilizarse de diferentes maneras.

  • Como tónico: es uno de sus usos más habituales. Refrescan la piel y reducen la apariencia e de los poros.
  • Para limpiar la piel: las aguas florales también son un buen limpiador suave para el cutis. Eliminan células muertas, maquillaje y suciedad sin deshidratar la piel. Son ideales para pieles reactivas ya que no producen irritaciones o erupción.
  • Como agua de masaje: pueden combinarse por ejemplo con aceite de Argán para realizar un masaje especial.
  • Como bruma para rostro y cabello: para hidratar la piel y para fijar el maquillaje. Pueden utilizarse igualmente para perfumar el pelo o simplemente para refrescar la piel y relajarse.
  • Como agua perfumada: las aguas florales también perfuman la piel sin necesidad de aplicar fragancias que contienen alcohol. Eso sí, su duración es escasa y suelen evaporarse pronto.

¿Cómo escogerlas?

Todo depende de lo que busques en el producto: el agua de aciano permite descongestionar las bolsas de los ojos, el agua floral de lavanda estimula la regeneración celular y el agua de rosas es fantástica para la piel seca y envejecida

Lo que es realmente importante es elegir aguas florales 100% naturales y sin aditivos químicos en su composición. Recuerda que el frasco debe protegerse bien de la luz para que sus propiedades no se alteren.

¿Quiénes pueden utilizar las aguas florales?

Las aguas florales pueden ser utilizadas por todo tipo de personas, desde adultos hasta niños. Están especialmente recomendadas para pieles sensibles y con tendencia a la irritación. Dado que su concentración en principios activos es mucho menor que la del aceite esencial, no resultan tóxicas aún en altas concentraciones. De todos modos, deberías evitar su uso si tienes alergia a alguna de las flores empleadas en su elaboración.