Las sales de Schüssler (también llamadas “sales bioquímicas”) son preparados homeopáticos descubiertos por el Dr. Wilhelm Heinrich Schüssler hacia el siglo XIX.


Este científico alemán estudió Medicina en París y poco después de licenciarse abrió su consulta en Oldenburg donde comenzó a tratar a sus pacientes con terapias homeopáticas.

Schüssler se apoyó en los estudios de Virchow y Moleschott sobre las sustancias que permanecen en el cuerpo después de la combustión. Así logró aislar 12 sales que intervienen en los procesos bioquímicos y regulan la actividad enzimática. Cuando se encuentran en niveles desequilibrados somos más propensos a las enfermedades, por lo que la administración en pequeñas dosis homeopáticas puede mejorar la salud.

¿Cuáles son las 12 sales de Schüssler?

  1. Fosfato de calcio (Calcium phosphoricum): interviene en la mineralización de los huesos y de los dientes. También contribuye a la coagulación de la sangre.
  2. Fosfato de hierro (Ferrum phosphoricum): fija la hemoglobina en los tejidos. Indicadas en casos de anemia, mala circulación o calambres.
  3. Fosfato de potasio (Kalium phosphoricum): para las alteraciones del sistema nervioso o fatiga mental.
  4. Fosfato de sodio (Natrum phosphoricum): neutraliza los ácidos y la formación de fluidos. Indicadas para reflujo, gota y hiperuricemias.
  5. Fosfato de magnesio (Magnesium phosphoricum): indicadas para espasmos y dolores agudos, especialmente musculares.
  6. Cloruro de potasio (Kalium chloratum): para afecciones de las membranas mucosas y problemas glandulares.
  7. Cloruro de sodio (Natrum muriaticum): utilizadas para el equilibrio de líquidos en el cuerpo y problemas emocionales.
  8. Sulfato de calcio (Calcium sulfuricum): desintoxican el organismo y previenen enfermedades infecciosas.
  9. Sulfato de sodio (Natrum sulfuricum): regulan la eliminación de líquidos aliviando el edema.
  10. Sulfato de potasio (Kalium sulfuricum): para problemas de la piel y procesos inflamatorios.
  11. Fluoruro de calcio (Calcium fluoratum): indicadas para afecciones en los tejidos conectivos como huesos, dientes, piel o articulaciones.
  12. Sílice (Silicea): es útil para prevenir el envejecimiento de la piel o fortalecer el cabello.

Efectividad de las sales de Schüssler

Es importante señalar que, a pesar de que muchas personas reportan beneficios, no existen evidencias científicas que respalden la eficacia de las sales de Schüssler.

Podemos utilizarlas como coadyuvante en el tratamiento de dolencias leves, para depurar el organismo o combatir la astenia primaveral.

No tienen efectos secundarios ni incompatibilidades farmacológicas, aunque si estás embarazada o tienes alguna enfermedad sistémica te recomendamos consultar con tu médico antes de comenzar a tomarlas.