Según afirman los dermatólogos, envejecemos porque nos oxidamos. Con el paso de los años nuestra piel pierde parte de sus defensas naturales para luchar contra los daños producidos por los radicales libres. Si a esto le unimos una relentización de los procesos de regeneración celular que aparece con la edad y ciertos hábitos de vida perjudiciales (mala alimentación, tabaquismo, tomar el sol sin la protección adecuada…) el envejecimiento de la piel puede acelerarse, apareciendo de forma temprana las arrugas, la falta de firmeza o la pigmentación irregular.

Para luchar contra los signos del envejecimiento, están los tratamientos antiedad que, al contrario de lo que mucha gente piensa, no se refieren sólo a la ayuda cosmética sino también a los últimos avances en medicina estética o a los conocimientos actuales sobre dermo-nutrición.

El doctor José Contreras, especialista en aparato digestivo y en antienvejecimiento nos habla de seis aspectos novedosos qus posiblemente no conocías sobre los tratamientos antiedad:

Las cremas principalmente hidratan

Según el experto, ninguna macromolécula antienvejecimiento incluida en estos productos, como por ejemplo el colágeno, puede por sí sola, sin ayuda de algún vehículo, atravesar la piel y llegar a la dermis, que es el lugar donde si podrían tener algún efecto. Y es que las características fisiológicas de la piel impiden la entrada de éstas y otras macromoléculas porque su misión es precisamente defender a las células de la dermis de agentes externos.

El color de las frutas y verduras

Las frutas y verduras son una fuente natural de vitaminas y antioxidantes. Un color fuerte nos indica un gran aporte de vitaminas A, C y E, flavonoides, licopenos…

El color verde, por ejemplo, indica la presencia de ciertos nutrientes como el magnesio. Las frutas de color naranja o amarillo son ricas en betacarotenos. Los vegetales de color blanco (espárragos, champiñones) poseen vitaminas y antioxidantes que refuerzan nuestro sistema inmunológico. Y, por último, los pigmentos de las frutas y hortalizas de color rojo-morado son un indicativo de que poseen un poderoso tipo de antioxidantes llamados “licopenos”.

El rayo de plasma

Es un tratamiento novedoso que utilizan las clínicas de estética para combatir manchas, cicatrices, estrías o corregir la caída de los párpados.

El rayo del plasma es un rayo de iones a alta temperatura. Con esta técnica lo que se consigue son pequeñas dosis de energía que producen una sublimación (pasar de un estado material a un estado gaseoso). Es una técnica mínimamente invasiva y gracias a ella se puede trabajar sobre algunas áreas como el contorno de ojos, donde no puede emplearse el láser o el bisturí eléctrico.

Hilos de PDO para corregir la flacidez facial

Los hilos PDO, o mal llamados hilos mágicos, están compuestos de polidoxianona, un material que la piel reabsorbe. Inicialmente eran empleados en la cirugía cardíaca ya que potencian la cohesión entre las células.

Los resultados son temporales pero se mantienen varios años y nos permite recuperar la firmeza de la piel en una única intervención, sin dejar cicatrices y sin necesidad de ingreso hospitalario como sucede con el lifting convencional.

Ácido hialurónico para rellenar las arrugas

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en nuestro organismo, puesto que forma parte de numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como los cartílagos o la propia piel. En las clínicas de rejuvenecimiento se utiliza para rellenar las arrugas, ya sean más finas o más profundas, o para dar proyección a ciertas partes de la cara que han perdido volumen y firmeza.

Sus efectos son temporales (dura aproximadamente 18 meses) y es reabsorbido lentamente por el organismo.

PRP: plasma rico en plaquetas

El PRP o plasma rico en plaquetas se obtiene de la sangre del propio paciente, y se utiliza como tratamiento contra los signos de envejecimiento de la cara , cuello y manos.

Actúa estimulando las células de los tejidos faciales, para que produzcan colágeno y elastina, dos sustancias que proporcionan resistencia y elasticidad a los tejidos de nuestro cuerpo.

Se infiltra mediante el método de mesoterapia sobre las zonas afectadas, y tiene una duración corta en el tiempo.