Remedios naturales

Remedios caseros para los pies resecos.


pies resecos

Al llegar el verano muchas personas sufren de asperezas en los pies. Estos pueden descamarse por la acción del sol, aunque también influyen otros factores como el uso de calzado inadecuado o una deficiente irrigación sanguínea.


Los pies resecos  pueden agrietarse y cuando esto sucede, las bacterias colonizan las fisuras de la piel que llega a infectarse. Por este motivo, cuidar e hidratar los pies es también una cuestión de salud y no sólo estética.

Cuidados para unos pies suaves y bonitos

Beber suficiente líquido

El primer paso para mantener la piel hidratada y flexible es proporcionar al organismo la cantidad de agua necesaria para cumplir sus funciones metabólicas y eliminar toxinas de desecho. Se recomienda tomar unos dos litros de agua al día y abundante fruta fresca como sandía, melón, piña o mandarinas.

Exfoliación

exfoliación pies

Realizar una exfoliación semanal en tus pies te ayudará a eliminar el exceso de células muertas y a ablandar las durezas. Lo habitual es emplear piedra pómez pero también puedes elaborar mascarillas caseras con efecto exfoliante usando ingredientes como el azúcar, hojuelas de avena o sal marina.

La exfoliación incrementa el riego sanguíneo en tus pies y favorece la renovación celular de los tejidos. Eso sí, no debes emplear este método si se presentan grietas o heridas en los pies.

Hidratación

Hidrata tus pies a diario aplicando sobre ellos una crema, loción o aceite no mineral.

Si tienes la piel endurecida, te recomendamos usar una crema nutritiva y de absorción rápida como la fórmula Dr. Scholl.

Scholl Crema para Durezas Pies, 60ml

Scholl Crema para Durezas Pies, 60ml

  • Reduce las durezas en 7 días
  • Clínicamente comprobado que reduce las durezas y la piel endurecida
  • Textura no grasa y sin perfume
  • Absorción rápida
  • Dermatológicamente testado

8,69€
Comprar en Amazon
Precio a la hora de escribir este artículo (Precio incl. tasas, condiciones de envio en Amazon)

Realiza un suave masaje mientras extiendes la crema por la superficie del pie. De este modo se reactiva la circulación sanguínea haciendo que los principios activos del producto penetren mejor en las capas profundas de la piel.

Evita las medias muy ceñidas y zapatos ajustados

Son una de las causas más habituales de las durezas en los pies. Las medias muy ceñidas y el calzado apretado reducen la circulación sanguínea en la zona y el drenaje de toxinas. Además la sudoración excesiva ocasionada por la mala transpiración de la piel, se convierte en un caldo de cultivo para bacterias y hongos causantes de infecciones.

Practica ejercio físico

Hacer ejercicio no sólo se nota en tu figura sino también en la salud de tu piel. Al movernos oxigenamos todo nuestro cuerpo. Los nutrientes se transportan junto con el oxígeno a través del torrente sanguíneo y de esta forma llegan a las células favoreciendo su regeneración.

Remedios caseros para los pies resecos

Estos tips y recetas naturales te servirán para ablandar las durezas de los pies, controlar la sudoración y evitar que la piel se descame.

¡No te las pierdas!

Baño de pies relajante

baño de pies relajante

Necesitas:

  • Un puñado de hojas secas de manzanilla
  • Un puñado de hojas secas de poleo-menta
  • Unas cuantas hojas de laurel
  • Dos litros de agua
  • Una pizca de bicarbonato

Pon el agua a hervir en un cazo. Cuando comience la ebullición, retírala del fuego y añade las hierbas.

Deja que repose hasta que se entibie. Luego cuela la infusión resultante y agrega el bicarbonato.

Coloca el agua resultante en un recipiente o tina donde puedas sumergir tus pies durante al menos 20 minutos. Recuerda que el agua debe estar un poco caliente para notar el efecto relajante en tus pies, así que no dejes que se enfríe del todo antes de usarla.

Mascarilla de aguacate para los pies resecos

El aguacate es uno de los ingredientes más utilizados en mascarillas faciales por su gran poder humectante. Estas mismas cualidades hacen que sea un excelente remedio casero para impedir que la piel de los pies se reseque y se agriete.

Tan sólo tienes que mezclar la pulpa de un aguacate maduro con dos cucharadas soperas de aceite de oliva. Masajea tus pies con esta pasta dejando que actúe durante al menos 20 minutos. Luego lava tus pies con esmero hasta retirar todos los restos.

Crema hidratante casera para los pies resecos

crema para los pies resecos

Necesitas:

Coloca en un recipiente al baño maría la manteca de cacao con el aceite de almendras dulces. Remueve constantemente hasta que se haya derretido la manteca y obtengas una pasta de consistencia homogénea.

Retira entonces el cazo del fuego y deja que se entibie.

Agrega entonces las cuatro gotitas de aceite esencial de lavanda y vuelve a remover un poco para que se integren todos los ingredientes.

Envasa tu crema hidratante en un recipiente de cristal con rosca y almacénala en un lugar seco y apartado de la luz solar.

Baño de pies para contrarrestar la sudoración excesiva

baño de pies

Si tu problema es el exceso de sudor en los pies, te proponemos probar este baño refrescante.

Necesitas:

  • 1 cucharada de salvia
  • 2 cucharadas de hojas de nogal
  • 4 cucharadas de menta
  • 2 litros de agua.

Pon el agua a hervir en un cazo. Cuando empiece la ebullición, retíralo del fuego y añade la salvia, las hojas de nogal y la menta. Cúbrelo y déjalo reposar durante 15 minutos. Luego filtra la infusión y viértela en un barreño con agua caliente.

Introduce tus pies en el barreño durante 20 minutos. Al terminar, seca muy bien tus pies y aplica alguna loción hidratante.

Recurre a este baño de pies refrescante al menos dos veces a la semana (sobre todo en los meses de verano) para controlar el exceso de sudor. Recuerda que también es importante llevar un calzado que permita la transpiración del pie para evitar que sude demasiado.


También te puede interesar

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.