Si practicas running en verano debes estar especialmente atenta a los cambios que experimenta tu cuerpo ante las altas temperaturas.



¿Qué es el golpe de calor?

El golpe de calor es un sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido al calor o al exceso de ejercicio físico. El organismo tiende a sudar cuando la temperatura corporal va aumentando para mantenerse fresco. Cuando la temperatura del exterior es muy alta, el cuerpo expulsa el sudor de manera más lenta, lo que provoca que el cuerpo no se refresque lo suficiente si no se han tomado medidas adicionales. Si el cuerpo alcanza un alto grado de deshidratación y temperatura elevada (por encima de los 40ºC), algunos órganos comienzan a funcionar de manera errática, lo que provoca distintos síntomas.

En el caso concreto de los runners, un problema añadido puede ser la humedad ambiental. Si esta es alta, entonces el estrés del cuerpo se redobla porque el sudor no se evapora de la piel y esto hace a su vez que la temperatura corporal suba.

Si no se toman medidas con urgencia, los síntomas comenzarán a empeorar de manera progresiva, siendo especialmente peligrosos en el caso de que la persona presente otra patología anterior.

Identifica las señales de alerta.

Las consecuencias del golpe de calor son inmediatas y puedes identificarlas fácilmente. Uno de los síntomas más habituales es la sensación de debilidad, cansancio o incluso mareo. Si no cesamos en la práctica de la actividad física, estos pueden agravarse hasta sentir náuseas, ritmo cardíaco acelerado o problemas visuales. Es muy importante detener el ejercicio y pedir ayuda ya que el golpe de calor puede ocasionar fallo orgánico e incluso la muerte si no se atiende durante las primeras horas.

¿Has notado alguna vez calambres musculares en las piernas mientras salías a correr en verano? Los calambres en las piernas también pueden deberse al golpe de calor y aún cuando no notemos una temperatura corporal excesivamente alta, es posible que nuestros músculos ya hayan empezado a sufrir las consecuencias de la deshidratación y nos lancen esta primera advertencia.

¿Cómo prevenir el golpe de calor?

  • Vigila siempre las condiciones climáticas del lugar y el día en el que piensas realizar tus entrenamientos. Puedes utilizar alguna App desde tu móvil para tener siempre esta información actualizada.
  • Evita salir a correr en las horas de mayor temperatura, generalmente desde las doce del mediodía hasta las cinco de la tarde.
  • Bebe mucha agua mientras entrenas para mantenerte hidratada y refrescar tu cuerpo. Si la actividad física es muy intensa, sustituye el agua por una bebida deportiva.
  • Elige ropa ligera y holgada para salir a correr. Evita las prendas negras o en colores oscuros.
  • Si te encuentras mal en mitad del ejercicio, lo primero que debes hacer es detener la actividad física inmediatamente e hidratarte. Quítate la ropa mojada que llevas puesta en la medida de lo posible y remoja el cuerpo en una bañera con agua fría. Después de 20 minutos deberías recuperar la temperatura corporal. En caso de no hacerlo, consulta al servicio de emergencias más cercano.