Técnicas actuales para el aumento de glúteos.

Los glúteos son una de las partes de la anatomía que más preocupa tanto a mujeres como a hombres. Considerados desde la Antigüedad como atributo del arte y del erotismo, los cánones de belleza actuales se inclinan de nuevo hacia una figura voluptuosa donde los glúteos tienen un gran protagonismo. Celebridades como Jennifer López, Sofía Vergara o Kim Kardashian tienen algo en común: unos glúteos firmes, voluminosos y bien definidos.

Desgraciadamente, esta parte del cuerpo resiente mucho el paso de los años, el sedentarismo o los cambios bruscos de peso. La unión de estos factores hace que los glúteos se vuelvan flácidos y que pierdan proyección. Ya sea debido a la edad, a causas genéticas o a la falta de ejercicio, existe una técnica quirúrgica que te ayudará a conseguir la figura que siempre has deseado: el aumento de glúteos.

¿En qué consiste el aumento de glúteos?

El aumento de glúteos es una solución estética encaminada a mejorar el contorno corporal y lucir unos glúteos más grandes, firmes y redondeados.

¿Cuál es el paciente ideal en una cirugía de aumento de glúteos?

Mujeres y hombres con hipotonía (falta de volumen) en la región glútea, presencia de depresiones o flacidez de leve a moderada.

¿Qué técnicas existen en la actualidad?

El aumento de glúteos puede realizarse mediante dos técnicas quirúrgicas: colocación de implantes o injerto de grasa autóloga del propio paciente (lipotransferencia).

Es importante tener en cuenta que sólo es posible aumentar los glúteos mediante una intervención de cirugía estética. Los procedimientos no invasivos o de tipo ambulatorio (radiofrecuencia, endermología, hilos tensores) solamente actúan a nivel de la piel. Son útiles por ejemplo para reafirmar los tejidos, eliminar la celulitis o levantar el glúteo caído (en el caso de los hilos tensores). Los resultados que ofrecen son temporales y en ningún caso logran un aumento del volumen de las nalgas.

Una vez aclarado este aspecto, vamos a explicar al detalle las dos técnicas quirúrgicas que existen actualmente para el aumento de glúteos.

Aumento de glúteos con implantes

Es la técnica más conocida ya que es la primera que se implementó para este tipo de tratamiento. Consiste en colocar un implante de gel de silicona cohesivo dentro del músculo del glúteo mayor. Para conseguirlo, el cirujano plástico realiza una incisión mínima en la región interglútea y crea un bolsillo intramuscular donde se alojará el implante.

Esta cirugía es la más indicada en pacientes con poco volumen en el glúteo y poca flacidez cutánea. En el caso de existir mucha flacidez, sería necesario eliminar la piel sobrante con una dermolipectomía o bien combinar el uso del implante con el injerto de grasa autóloga en la parte baja de la nalga para conseguir un resultado más deseable.

A tener en cuenta:

  • Los implantes de glúteos se pueden colocar en dos planos: por encima del músculo (plano subfascial) o dentro del músculo (técnica intramuscular). El primer procedimiento suele presentar un mayor número de complicaciones (el implante puede desplazarse hacia abajo y en ocasiones se notan los bordes). En cambio, si el implante se coloca dentro del músculo, no se nota a simple vista, se reduce el riesgo de desplazamiento y de infecciones ya que está protegido por un tejido con buena vascularidad como es el músculo.
  • Otro aspecto importante a tener en cuenta es que los implantes de glúteos son diferentes de las prótesis mamarias. Deben ser mucho más resistentes y duraderos ya que es una zona que soporta contínuamente el peso del cuerpo al estar sentadas.
  • La forma del implante a colocar depende del paciente. En el caso de los hombres, se busca potenciar la musculatura del glúteo y por lo general se colocará un implante de forma ovalada. En el caso de las mujeres el ideal de belleza es una nalga redondeada, por eso se recomienda la colocación de un implante redondo para conseguir la apariencia deseada.

Tipo de anestesia, resultados y cuidados post-operatorios

  • La gluteoplastia con implantes es una intervención que dura aproximadamente 2-3 horas y se suele realizar bajo anestesia general, aunque dependiendo del criterio del cirujano se podría emplear también anestesia epidural.
  • Los resultados son permanentes y se pueden apreciar de forma inmediata. Al realizar la incisión en la región interglútea, la cicatriz queda oculta siendo prácticamente inapreciable.
  • Los cuidados post-operatorios incluyen reposo y evitar a toda costa realizar ejercicios que impliquen la contracción de la musculatura glútea. También se recomienda dormir bocabajo los primeros días y sentarse lo menos posible las 72 horas siguientes a la intervención, con el fin de aliviar al máximo la presión sobre la zona. Algunos médicos pueden aconsejar el uso de un flotador para sentarse durante los 10-15 días posteriores a la cirugía. También se suele prescribir el uso de una prenda de compresión especial para la zona de los glúteos. La recuperación es gradual y normalmente las molestias duran de 8-10 días en los cuales debemos tomar los analgésicos prescritos por el doctor. Los hematomas y la hinchazón desaparecerán después de varias semanas. Para controlar el proceso inflamatorio es importante no consumir alcohol después de la cirugía ya que el alcohol es un vasoconstrictor y puede empeorar el proceso inflamatorio.

Posibles complicaciones

Como en cualquier cirugía, el aumento de glúteos con implantes implica una serie de riesgos, siendo los más comunes: infección, hemorragia, desplazamiento del implante o contractura capsular (formación de tejido cicatrizal alrededor del implante). Por eso es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones de nuestro cirujano en cuanto a cuidados post-operatorios y ponernos en manos de un profesional cualificado en este procedimiento con el fin de reducir al mínimo las complicaciones que podrían presentarse tras la cirugía.

Aumento de glúteos con grasa autóloga

Es una técnica nueva y menos conocida para moldear los glúteos y aumentar su tamaño. Consiste en transferir grasa de otras zonas del cuerpo al glúteo a través de unas cánulas. La grasa obtenida se centrifuga y se coloca de nuevo en las nalgas para darles volumen y proyección.

En el caso de un aumento de glúteos la grasa autóloga es la única sustancia aprobada como relleno estético debido a que no genera rechazo ni reacciones adversas y peligrosas para la salud del paciente como sucede con otras sustancias prohibidas como los biopolímeros.

Es cierto que existen otras sustancias de relleno que son inocuas como el ácido hialurónico. Este último es una buena opción en el caso de los rellenos faciales ya que se necesita muy poca cantidad, pero no sería una buena solución para el aumento de glúteos ya que aquí se necesitarían muchas unidades para ver un cambio significativo de tamaño y sería un procedimiento extremadamente costoso. Por otra parte, el ácido hialurónico se reabsorbe después de 18 meses por lo que los resultados que obtendríamos serían muy temporales.

Pros y contras del aumento de glúteos utilizando la técnica de lipotransferencia.

La lipotransferencia o lipofilling de glúteos puede ser una buena alternativa al aumento de glúteos con implantes en el caso de algunos pacientes, pero también tiene sus limitaciones por lo que es importante que conozcas sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas:
  • Es una técnica de remodelado corporal (consulta aquí nuestro artículo sobre «Lipoescultura y utilización de la propia grasa corporal como relleno estético»). Por un lado, se realiza una liposucción de las zonas donde existe un exceso de grasa localizada (como las cartucheras o la grasa abdominal). Luego, la grasa obtenida y tratada es reimplantada en los glúteos. De este modo, no sólo mejora la apariencia estética de los glúteos sino de todo el contorno corporal.
  • Los resultados son muy naturales tanto a la vista como al tacto.
  • Al emplearse la propia grasa corporal, no existen problemas de rechazo o alergias.
  • La recuperación es más rápida y menos dolorosa que en el aumento de glúteos con implantes.
  • Las incisiones son imperceptibles.
Inconvenientes:
  • En pacientes demasiado delgadas y sin suficientes zonas de grasa donantes, no se puede realizar una lipotransferencia.
  • Tampoco se recomienda en pacientes con obesidad. La candidata ideal debe tener un peso estable y adecuado o sobrepeso leve.
  • Cuando se busca un aumento muy notable del tamaño de las nalgas, la lipotransferencia no es una buena opción ya que la cantidad de grasa que se puede reimplantar es limitada.

Tipo de anestesia, resultados y cuidados post-operatorios

  • Dependiendo de la extensión de la zona a tratar, la anestesia puede ser local o epidural, aunque la decisión dependerá del criterio del cirujano.
  • Los resultados son muy satisfactorios. Los glúteos cobran una apariencia muy natural. Además, al eliminar los depósitos grasos de otras zonas del cuerpo, todo el contorno corporal mejora y los glúteos destacan más en el conjunto de la figura.
  • ¿La grasa reimplantada desaparece con el tiempo? No. Los estudios realizados entre miles de pacientes demuestran que la grasa reimplantada se mantiene en un porcentaje variable (60% – 90%). La grasa es un tejido vivo y una vez que recibe el flujo de la sangre, permanece en su nueva ubicación. A partir del tercer mes ya no se pierde más grasa y el paciente verá el resultado definitivo de la cirugía.
  • En cuanto a la recuperación, es mucho más rápida que en el caso de una cirugía de aumento de glúteos con implantes. Lo más habitual es sentir molestias la semana siguiente a la intervención que pueden controlarse con los analgésicos recetados por el especialista. Además, es recomendable no pasar demasiadas horas del día de pie o sentada para que la zona no quede sometida a demasiada presión. Las primeras 24 horas el paciente debe guardar reposo absoluto, pudiendo reincorporarse al trabajo esa misma semana si no existen complicaciones. Durante el primer mes, se recomienda llevar también una faja ortopédica y evitar el tabaco. En algunos casos, puede ser beneficioso tomar masajes de drenaje linfático para reducir la inflamación y lograr una recuperación más rápida. Las zonas de donde se extrajo la grasa pueden permanecer inflamadas por más tiempo, de modo que debemos ser pacientes para evaluar los resultados definitivos.

Posibles complicaciones

Los riesgos de una cirugía de aumento de glúteos con lipotransferencia son mínimos, aunque como sucede con cualquier intervención quirúrgica siempre hay riesgo de infecciones, hemorragias o mala cicatrización. Por eso recalcamos la importancia de acudir a una clínica de cirugía estética con profesionales médicos acreditados.

Combinación de implantes y lipofilling

En algunos casos, el cirujano puede recomendar la combinación de ambas técnicas, es decir, la colocación de implantes y la transferencia de grasa autóloga.

Muchas veces el glúteo caído y sin volumen es consecuencia de cambios bruscos de peso y en estos casos, lo más habitual es que exista flacidez en la zona. La colocación del implante bajo el glúteo mayor daría proyección a la parte alta de la nalga que es la que acusa una mayor pérdida de volumen. Pero nos quedaría una zona flácida en la parte inferior, hacia el pliegue glúteo. Para que no se note la diferencia de volumen y conseguir unas nalgas más armoniosas y redondeadas, el cirujano puede reimplantar grasa extraida de otras zonas del cuerpo en esta región. Así el resultado final será más satisfactorio.

¿Dónde realizarse un aumento de glúteos en España?

Como habéis podido comprobar, existen diferentes técnicas para conseguir un aumento de glúteos y cada paciente es un caso aparte. De ahí la necesidad de acudir a la consulta de un cirujano plástico con experiencia acreditada en este tipo de intervenciones y que pueda asesorarnos sobre la mejor solución estética a nuestro alcance.

Una de las mejores clínicas de nuestro país donde realizarnos una cirugía de aumento de glúteos es el Instituto Pérez de la Romana en Alicante (+34 965 206 059).

Dotado de la más avanzada tecnología y los especialistas mas destacados en los campos de Cirugía Estética, Medicina Estética, Ginecoestética y Obesidad. Está dirigido por el Dr. Federico Pérez de la Romana, miembro destacado de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP), International Society of Aesthetic and Plastic Surgery (ISAPS), American Society of Plastic Surgeons (ASPS) y la prestigiosa American Society of Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS).

Si estás pensando seriamente en realizarte un aumento de glúteos y quieres saber cuáles son las mejores opciones y sobre todo contar con todas las garantías de un gran equipo médico, puedes solicitar una cita presencial o una video consulta desde el sitio web www.perezdelaromana.com y despejar tus dudas sobre cuál es la mejor solución estética para mejorar la forma de tus glúteos.

aumentar glúteosaumento de glúteoscirugía estéticagluteoplastialipoesculturatratamientos corporalestratamientos de belleza