Cada vez crece más el número de personas interesadas en los tratamientos estéticos no invasivos para rejuvenecer la piel o mejorar algún aspecto de su figura. Hemos perdido ya la cuenta de los nuevos dispositivos que aparecen cada día en este campo. Y, curiosamente, a medida que vivimos todos estos avances técnicos, nuestra atención se dirige de nuevo hacia las terapias ancestrales de belleza y salud.

No es la primera vez que os hablamos en el blog sobre maderoterapia, pero tenemos que volver a hacerlo ya que este procedimiento se ha vuelto muy popular en el último año tras el confinamiento, cuando muchas personas aquejadas de estrés o dolores musculares provocados por la falta de actividad física, comenzaron a buscar nuevas formas de relajarse y liberar tensiones.

La maderoterapia comenzó a ganar seguidoras también en el mundo de la moda y el espectáculo. Celebrities como Cristina Pedroche, Elena Tablada o Paula Echevarría, compartieron en sus redes sociales fotos de las sesiones de maderoterapia a las que recurren para cuidar su figura y pasar un momento de relax.

Ante el renovado interés por este tratamiento, muchos masajistas, fisioterapeutas o profesionales de la estética, se han propuesto aprender la técnica tomando cursos maderoterapia para de esta forma ampliar su cartera de clientes.

¿En qué consiste realmente la maderoterapia?

La maderoterapia es un tipo de masaje que se caracteriza por emplear utensilios de madera de diferentes tamaños y formas que se adaptan a cada zona del cuerpo. Se considera una técnica holística ya que repercute tanto en el plano físico como en el plano energético, ayudándonos a alcanzar la armonía entre cuerpo y mente.

En el campo de la estética, la maderoterapia funciona muy bien como tratamiento anticelulítico, reafirmante y moldeador. Tiene un efecto lipolítico ya que es capaz de movilizar las adiposidades que se acumulan en determinadas partes del cuerpo, haciendo que vuelvan al torrente sanguíneo donde son eliminadas como parte de las sustancias de desecho.

Muchos fisioterapeutas aplican también técnicas de maderoterapia para tratar dolores musculares y articulares.

Beneficios reconocidos de la maderoterapia:

  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Alivia los dolores musculares y articulares.
  • Combate la celulitis de «zonas rebeldes».
  • Nos ayuda a eliminar toxinas del organismo.
  • Reafirma los tejidos y mejora el tono muscular.
  • Nos proporciona una agradable sensación de bienestar, liberando el estrés acumulado durante el día.
  • Reequilibra los centros de energía de nuestro cuerpo.
  • Previene la retención de líquidos.
  • Actúa sobre la piel, estimulando la actividad de los fibroplastos, las células encargadas de producir colágeno y elastina. Esto se nota en una piel más firme y de aspecto más joven.
  • Puede utilizarse también como apoyo en las terapias de rehabilitación.

Instrumentos utilizados

instrumentos maderoterapia

  • Rodillo liso: se utiliza principalmente para movilizar los depósitos grasos localizados y reactivar el sistema linfático y circulatorio. El tipo de rodillo elegido dependerá del grado de celulitis del paciente.
  • Rodillo cóncavo: proporciona una sensación de relajación. Activa la circulación sanguínea y el sistema linfático.
  • Mazorca: se utiliza para trabajar las adiposidades localizadas y tonificar el cuerpo.
  • Tabla moldeadora: se emplea para las zonas más delicadas de la piel. Ejerce un efecto reafirmante por tracción de las capas superficiales y drena la grasa removida hacia la zona ganglionar más cercana. La tabla moldeadora también facilita la circulación de retorno, mejorando notablemente los problemas de edematización.
  • Copa sueca: realiza un efecto de succión similar a una terapia vacuum. Es especialmente útil para la zona del abdomen, los glúteos y los muslos.

Tipos de maderoterapia

Según la zona del cuerpo a tratar, podemos distinguir entre:

  • Maderoterapia corporal: los utensilios de madera se utilizan sobre el cuerpo para tratar las adiposidades localizadas, relajar al paciente o aliviar dolores musculares y articulares.
  • Maderoterapia facial: reafirma la piel del rostro, reduce la hinchazón y las bolsas debajo de los ojos (tiene un efecto drenante). Además, es capaz de mejorar el aspecto de las líneas de expresión o eliminar el exceso de grasa de la papada (siempre que el descolgamiento de la piel no sea muy acusado).
  • Maderoterapia de busto: tonifica el busto realzando su volumen.

Aprender maderoterapia online con la metodología de Deborah Fernández.

Ahora que ya sabemos algo más sobre los tratamientos de maderoterapia y sus beneficios para el cuerpo y la salud, te invitamos a seguir descubriendo todos los aspectos de esta técnica milenaria de la mano de la maderoterapeuta profesional Deborah Fernández, quien gracias a su amplia experiencia como masajista y formadora, ha logrado crear uno de los cursos más completos de Internet con más de 6 horas de formación y 40 videotutoriales donde aprenderás a aplicar las técnicas de maderoterapia a las necesidades específicas de cada paciente.

El curso de maderoterapia online de Deborah Fernández te capacitará para dar masajes de maderoterapia de forma profesional, ampliando tu cartera de clientes si eres fisioterapeuta, profesional de la estética u osteópata. Aún así, no requiere formación previa y cualquier persona interesada en el cuidado personal puede beneficiarse de esta formación, aplicando los conocimientos obtenidos en su vida diaria.

Al finalizar el curso obtendrás un diploma que acredita tu formación profesional como maderoterapeuta y 30 minutos de asesoría personalizada para resolver todas tus dudas.

¿Y si el curso no se adapta a tus expectativas? ¡No te preocupes! porque tienes hasta 15 días de garantía en los que te devolverán el 100% de tu dinero.

curso maderoterapia

No pierdas la oportunidad y visita curso-maderoterapia.es ¡conviértete en un profesional de la maderoterapia!