Los ojos asiáticos tienen una forma almendrada muy característica que los convierte en uno de los rasgos físicos más distintivos de las mujeres orientales. Su aspecto rasgado se debe a un pliegue cutáneo dentro del párpado superior que tapa la carúncula del lacrimal y se une con la piel de la cara haciendo que la línea divisoria entre el párpado fijo y el párpado móvil se vuelva más ténue.


¿Cómo maquillar unos ojos asiáticos?

En realidad es muy sencillo. Debemos tener en cuenta el espacio entre las cejas y el borde de las pestañas.

Para un maquillaje de día discreto o un look de oficina, elige una sombra natural, crema o beige y aplícatela sobre toda la superficie del párpado superior. Lluego, marca un poco el pliegue hacia la parte exterior con una sombra tostada, bronce o cobre… Continúa difuminando en dirección a la sien para potenciar la belleza de la forma almendrada de tus ojos.

Si se trata de un maquillaje de noche, sustituye el marrón por una sombra verde, azul, turquesa o negro (si se atreves con un look más sexy).

Los delineadores son un arma de doble filo porque tienden a hacer los ojos más pequeños. Prueba a delinear únicamente el párpado inferior con un lápiz cremoso de color claro (malva, verde, azul) y difumina luego el trazo con ayuda de un pincel pequeño. El efecto será mucho más favorecedor y original.

Las chicas asiáticas suelen tener las pestañas más cortas. Si se trata de una noche especial, puedes ponerte pestañas postizas pero para el día a día, te recomendamos utilizar rizadores de buena calidad y máscaras de pestañas con base alargadora.

Algo parecido podríamos decir de las cejas. Si son poco pobladas, puedes darles profundidad con un lápiz de cejas de tu color natural y peinarlas después cuidadosamente con un cepillito especial para cejas. Verás que el cambio será espectacular.