Uno de los pasos fundamentales en la limpieza diaria del rostro es la aplicación de un tónico para cerrar los poros abietos y equilibrar el pH dérmico. Después de aplicar un tónico facial la piel luce más luminosa y vital.




Existen muchos tónicos faciales de calidad en el mercado pero te mencionaremos algunas alternativas caseras y totalmente naturales.

Infusión de menta y manzanilla

Prepara una infusión con tres cucharadas de menta fresca picada y tres cucharadas de flores secas de manzanilla. Deja que repose durante unos 10-15 minutos, luego cuela y deja enfriar.

Este tónico casero rejuvenece tu cutis instantáneamente, descongestiona y borra los signos de cansancio en el rostro.

Aloe vera para pieles sensibles

Otra receta muy sencilla para pieles sensibles consiste en mezclar media taza de gel puro de aloe vera y diez gotitas de aceite de manzanilla. El aloe vera tiene propiedades regeneradoras y el aceite de manzanilla es calmante y antiinflamatorio.

Tónico astringente con aceites de limón y lavanda

Si tu cutis segrega excesiva grasa y tienes los poros muy dilatados, prueba este fantástico tónico astringente. Mezcla en un frasco de cristal limpio 10ml. de glicerina vegetal, 5 gotitas de aceite esencial de limón y 5 gotitas de aceite esencial de lavanda, agita y luego aplica sobre todo el rostro con un algodón mediante ligeros toquecitos por toda la piel.