Existen unas 450 variedades de arándanos en el mundo, pero de los más populares es el arándano rojo. Su nombre científico es Vaccinium macrocarpon y es originario del este de Canadá aunque actualmente también se cultiva en Europa, EEUU, Japón, Nueva Zelandia y Australia.


Se ha utilizado como planta medicinal desde la época de los nativos americanos quienes fueron los primeros en descubrir sus propiedades terapéuticas y utilizarlos para desinfectar heridas o tratar infecciones de las vías urinarias.

Las bayas de arándano rojo tienen un sabor ligeramente ácido y un alto contenido en proantocianidinas (PAC) inusuales en la mayoría de frutas y vegetales. También son ricas en vitamina C y antioxidantes que refuerzan nuestro sistema inmunitario frente a posibles infecciones.

Arándano rojo para prevenir y curar las infecciones urinarias.

Las infecciones urinarias se producen debido a que la bacteria E-Coli tiene unos cilios con los que se adhiere a la mucosa de la vejiga. Las proantocianidinas (PAC) que se encuentran en el jugo de los arándanos inhiben la adhesión de estos microorganismos infecciosos a las paredes del tracto urinario, creando un entorno poco favorable para la proliferación bacteriana.

Se logra así un efecto antibiótico natural, siendo muy efectivo en el tratamiento de la cistitis y en la prevención de cistitis recurrentes. Se ha demostrado que combinar el tratamiento antibiótico recetado por el médico con suplementos de arándano rojo, aumenta la efectividad del mismo.

Según datos de la Asociación Española de Urología, entre el 50% y el 60% de las mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 39 años han sufrido alguna vez infecciones de orina, el 90% de las cuales son cistitis. Además, un 20% de esas mujeres sufre cistitis de forma recurrente siendo uno de sus síntomas más desagradables la sensación de ardor y el dolor al orinar.

Una revisión de estudios publicada por la prestigiosa Fundación Cochrane reveló que el arándano rojo es capaz de reducir el riesgo de cistitis recurrentes en un 35% de los casos. Al reducirse el número de las infecciones en la población, disminuye también la cantidad de antibióticos que necesitamos, algo que repercute positivamente en uno de los mayores problemas actuales de salud pública: el aumento alarmante de cepas resistentes a los antibióticos.

Otros beneficios reconocidos del arándano rojo.

suplementos de arándano

Como te acabamos de comentar, el arándano rojo actúa a nivel del tracto urinario en la prevención y tratamiento de las infecciones de orina, pero posee además otras virtudes que debes conocer.

Previene la aparición de úlceras gástricas.

Las úlceras estomacales se deben en gran medida a la colonización de bacterias Helicobacter pylori en la mucosa gástrica. Estudios preeliminares sugieren que el arándano rojo puede ser beneficioso en la prevención de úlceras al inhibir la adhesión de la H.pylori al epitelio estomacal.

Protector bucal

Recientemente varios estudios han demostrado que el arándano rojo inhibe la agrupación de ciertas bacterias responsables de la placa dental y la enfermedad periodontal.

Mejora la circulación.

Las proantocianidinas presentes en el arándano rojo mejoran la circulación de la sangre y protegen la pared de los vasos sanguíneos. Se indica en casos de insuficiencia venosa, varices o hemorroides.

Anticancerígeno

En 1996 la Universidad de Illinois realizó un estudio que señalaba las propiedades beneficiosas del arándano rojo para prevenir ciertos tipos de cáncer. Más recientemente, investigadores de la Universidad de Western Ontario descubrieron que las células del cáncer de mama mostraban una incidencia de desarrollo tumoral significativamente menor al tomar suplementos con arándanos. Aunque estos resultados son aún preliminares, hay razones para pensar que los arándanos pueden ser anticancerígenos.

Alto contenido en antioxidantes

El arándano rojo encabeza el ranking de antioxidantes por acción combinada, entre los que destacan las antocianinas (hasta una quincena de ellas), la vitamina C, vitamina K o resveratrol, conocido por su poder para combatir los radicales libres responsables del envejecimiento celular. Gracias a su riqueza en antioxidantes, los suplementos de arándanos contribuyen al mantenimiento de una piel saludable y joven previniendo la formación de arrugas.

Adecuados en las dietas de adelgazamiento.

Los arándanos tienen un bajo aporte calórico y suponen un importante aporte de fibra para el organismo, que favorece el correcto funcionamiento del intestino y crea sensación de saciedad. Todo esto los convierte en un alimento idóneo en el marco de una dieta sana y equilibrada.

Previenen la formación de piedras al riñón.

Investigadores sudafricanos publicaron recientemente un estudio en BJU International, una revista de urología británica, sobre la efectividad del jugo de arándano para prevenir la formación de cálculos renales.

El Dr. Mc.Harg de la Universidad de Cape Town tenía la hipótesis de que el arándano afectaba a la composición química de la orina favoreciendo la eliminación de oxalato cálcico, ácido úrico y fosfato cálcico junto con otras sustancias de desecho, depurando el organismo de toxinas.

Efecto hipoglucémico

La mirtilina presente en el arándano rojo aporta un ligero efecto hipoglucémico en dietas para diabéticos. Tomar extracto de hoja de arándano tres veces al día durante cuatro semanas, puede bajar los niveles de azúcar en sangre en pacientes con diabetes tipo 2. También se reporta una mejoría al normalizar los niveles de hemoglobina A1c, medida común para evaluar los niveles de glucemia.

¿Cómo tomar el arándano rojo?

En su forma natural, los arándanos se pueden consumir frescos, en zumo o desecados. Si has probado los arándanos al natural, estarás con nosotras en que son bastante más ácidos que otras frutas, por lo que no suelen tomarse solos. Muchas personas tienen por costumbre comprar zumo de arándanos en el supermercado pero realmente no son una opción muy saludable ya que suelen llevar grandes cantidades de azúcar añadido que elevan rápidamente los índices de glucemia. Lo más eficaz es preparar el zumo de arándanos en casa y tomar al menos tres cucharadas al día sin diluirlo en agua. También puedes hacerte un bowl con arándanos frescos, cereales o semillas y yogur natural.

Otra opción es consumir el arándano rojo en forma de suplementos dietéticos, ya sea en cápsulas, extracto líquido o seco. Es una forma segura de beneficiarnos de las virtudes y efectos positivos que nos brinda el arándano rojo: prevenir infecciones del tracto urinario como la cistitis, reforzar el sistema inmunitario y combatir eficazmente el daño oxidativo causado por los radicales libres.

Sotya Arándano Rojo Concentrado 650mg 90caps es un complemento alimenticio que aprovecha a las propiedades del arándano rojo para la prevención de infecciones urinarias y el colesterol.
PVR: 4,29 €

 

Combina ingredientes tan eficaces como la Vitamina C, Salvia officinalis y el Arándano rojo americano.
PVR: 23,00 €
Complemento alimenticio en formato cápsula y elaborado a base de extracto seco de arándano rojo. Con propiedades antibacterianas, está principalmente indicado para tratar casos de infección en las vías urinarias, previniendo la fijación de bacterias a la pared interna de la vejiga.
PVR: 14,02 €

Dosis recomendada

En el Libro Blanco desarrollado por la Sociedad Iberoamericana de Neurología y Uroginecología y la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, se indica que los suplementos de arándano rojo deben tomarse durante 30 días seguidos para impedir que la bacteria E-Coli sea capaz de adherirse a la mucosa de las vías urinarias.

La dosis preventiva o de mantenimiento oscila entre 500 mg. y 1500 mg. de extracto seco al día.

Finalizados los 30 días podemos interrumpir las tomas, pero si somos propensas a sufrir cistitis recurrentes, deberíamos repetir el tratamiento tres veces al año.

Posibles efectos secundarios

En las dosis indicadas, los suplementos de arándano son seguros y no se han encontrado efectos secundarios, ni en su uso puntual ni en usos prolongados. No interactúan con antibióticos o con otro tipo de medicación. Tampoco están contraindicados para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

De todas formas, si tienes cualquier tipo de duda, siempre puedes consultar con tu médico la posibilidad de tomar suplementos de arándano.