pin up

La moda pin up de los años ’50 vuelve con fuerza. Artistas como Dita Von Teese o Katy Perry son las abanderadas del resurgir de esta tendencia. Si quieres conocer las claves del auténtico estilo rockabilly, en nuestro artículo de hoy te las desvelaremos.


Cabello

Color

Se lleva el pelo sin mechas, en tonos intensos y vibrantes como el rojo, el negro azulado o el rubio platino.

Peinados y cortes

Se imponen las melenas largas o medias y de cortes rectos.

Uno de los signos más distintivos de los peinados pin up es un flequillo corto, por encima de las cejas en corte recto o redondeado (estilo taza). Suele peinarse con un cepillo redondo y secador, dándole mucho volumen, pero también puede llevarse recto, o peinado hacia un lateral con un poco de laca y recogido con unas horquillas.

Vuelven los tupés, los recogidos de alturas imposibles, los bucles de gracia infantil y los pequeños retorcidos , sujetos al pelo con horquillas de moño.

A la hora de peinar tu melena, si tu cabello es liso y no quieres hacerte ondas o rizos, peina las puntas de tu melena con un cepillo redondo y ancho, ¡siempre hacia dentro! y dale un poco de volumen a la parte superior de tu cabello.

Tocados extravagantes

De flores enormes, lazos, etc., hasta los más originales: frutas, pastelitos y otros motivos. Se llevan mucho también los pañuelos tejanos a modo de bandana pero atados sobre la parte superior de la cabeza.



Maquillaje

Cara de muñeca

Debes maquillarte de modo que tu cutis esté muy matizado, sin brillos ni imperfecciones, tratando de conseguir una superficie de textura aterciopelada (piel de porcelana). Para conseguirlo, lo mejor es utilizar una base fluida un tono más clara que tu color original de piel. Aplícatela extendiéndola con cuidado con ayuda de tus dedos, hasta que el resultado sea uniforme.

El segundo paso, es conseguir mayor luminosidad. Para ello aplica unos suaves toques de polvos iluminadores en el área de debajo de los ojos, en la barbilla y el tabique nasal. No te excedas en la cantidad de producto, debe quedar muy sutil.

Mejillas sonrosadas

Para conseguir ese aire divertido, alegre y juvenil que tienen las modelos pin up, ilumina tus mejillas con un toque de colorete en polvo. Elige tonos suaves como el rosa o el melocotón, difuminándolos bien con una brocha ancha hasta que se confundan con el fondo.

Boca sensual

Se llevan los colores muy llamativos como el rojo o el fucsia. Deben delinearse por fuera de su contorno natural con un lápiz del mismo color que el labial. Puedes aplicar también un toque de brillo en el centro del labio inferior para darles mayor volumen y un look “efecto mojado”.

Ojos de gata

Para una mirada felina, aplícate una prebase de sombras sobre el párpado fijo y el párpado móvil, iluminando con una sombra clara el área bajo el arco de la ceja. No abuses de las sombras, estas deben ser muy neutras para dejarle el auténtico protagonismo al eyeliner.

Te recomendamos usar un delineador de ojos líquido para conseguir un trazo más preciso. Alarga la línea más allá del borde externo del ojo, creando un pequeño rabillo curvado hacia arriba. Este truco, resulta muy favorecedor sobre todo si tus párpados son algo caídos.

Las pestañas se llevan extra-largas. Para conseguirlas, utilizaremos un rizador y dos pasadas de máscara (debemos esperar a que se seque la primera antes de aplicarnos la segunda). Si quieres que queden todavía más impactantes, utiliza unas pestañas postizas.

 

Vestuario y complementos

Vestidos ajustados, camisas entalladas y faldas de tubo

En los años ’50 el modelo de belleza femenina era el de una mujer con muchas curvas. La moda pin up está diseñada para enfatizar el cuerpo curvilíneo de la mujer.


Los escotes predilectos son en forma de corazón, los de pico o en trapecio. Las faldas y vestidos son muy ajustados, marcando las caderas, y casi siempre a la altura de la rodilla. Combinan a la perfección con sandalias y zapatos de tacón alto tipo pep toe.

Se recuperan detalles de la moda retro como el uso del cancán, los volantes, el estilo marinero o navy, los uniformes y los estampados de flores, lunares y otros motivos alegres.

En esta época aparece también la moda tejana y los jeans. Anteriormente, este tipo de prendas eran exclusivas de los mineros y de los trabajadores de oficios pesados que necesitaban llevar ropas de tejidos muy resistentes. Los jóvenes durante los años ’50, empezaron a incorporar los tejanos a su vestimenta habitual como forma de protesta y solidaridad con la clase obrera. En muchos lugares se prohibía vestir este tipo de prendas ya que era considerado como una provocación. Con el paso de las décadas, los vaqueros perdieron esta connotación social reivindicativa y se convirtieron en una prenda básica de fondo de armario. Las pin ups solían llevar tejanos de cinturilla alta, a la altura de la rodilla (tipo pescadores) o shorts.

Las camisas también se posicionan como una prenda básica de fondo de armario y se buscan formas originales de vestirlas, por ejemplo, anudándolas a la cintura.

Complementos

Regresan complementos vintage como las lentejuelas, los adornos artesanales en tela (especialmente en los tocados), los maxibolsos y las piezas de lencería como los ligueros que habían quedado relegados al olvido. Si quieres conseguir un look totalmente retro con tus vestidos favoritos, ponte unas medias con costura en la parte de atrás y unos bonitos zapatos de tacón.